viernes, 12 de agosto de 2016

GUERRA Y RELIGIÓN

La religión no es la causa de las guerras;
es la excusa.
Jasper Fforde

Si quieres saber quién te domina
simplemente averigua
a quién te está prohibido criticar.
Voltaire

La guerra es una masacre
entre personas que no se conocen,
para provecho de personas que sí se conocen
pero que no se masacran.
Paul Valéry


Según el contradictorio paladar de algunos intelectuales – que afirman el igualitarismo romántico por un lado y simultáneamente el multiculturalismo global por el otro – Occidente es demasiado monocromo. De qué forma y manera el igualitarismo sociopolítico y el multiculturalismo sociocultural podrían llegar a establecer una convivencia pacífica, eso sigue siendo un misterio envuelto en la nube de una retórica ideológica. Frente a ello, la contradicción intrínseca de igualdad con diversidad es uno de esos "constructos" intelectuales que choca de frente con la realidad de todos los días. Y sucede no solo porque es una contradicción en los términos sino porque, además, es un imposible etnocultural.

Sin embargo y a pesar de ello (o justamente por eso) son múltiples las instancias que promueven esa utopía de lo imposible. La oligarquía plutocrática, los demócratas utópicos, los ecologistas del tipo sandía (esos que son verdes por fuera pero rojos por dentro), los derechohumanistas intelectualosos, los medios masivos principales y todos los ilusos que creen poder evitar una guerra mediante el simple expediente de no quererla, todos ellos forman – de modo consciente o inconsciente – parte de un lobby que ya hace más de una generación trata de imponer en todo el mundo el modelo social multirracial y multicultural norteamericano pasando olímpicamente por alto e incluso escondiendo el hecho que ese modelo hasta en los EE.UU. ya ha demostrado ser una distopía como lo demuestran los tiroteos, los enfrentamientos y los reiterados conflictos raciales y sociales que registra la crónica cotidiana norteamericana.

Conflictos raciales en los EE.UU.
El "crisol de razas" que – teóricamente – constituiría la esencia del modelo sociopolítico norteamericano simplemente no es tal cosa. Los EE.UU. tienen la rara virtud de ser muchas cosas contradictorias en forma simultánea. Por un lado son un país como cualquier otro pero, por el otro lado, una estructura minoritaria y muy poderosa los impulsa a cultivar aspiraciones imperiales siendo que, simultáneamente, carecen de las virtudes más básicas que han caracterizado siempre a los grandes constructores de imperios. Por un lado pregonan el igualitarismo y la inclusión social mientras que, por el otro lado, constituyen de hecho un conglomerado de ghettos en el cual, por ejemplo, la integración de los negros a la sociedad de los blancos ha fracasado estrepitosamente a pesar de una convivencia de siglos y a pesar de más de medio siglo de experimentos de inclusión poco menos que forzada como los intentados con la llamada "discriminación positiva" o "acción afirmativa". 

Panteras negras con sus AK-47 ...
En los EE.UU. la proporcionalidad étnica de la totalidad de la población ha variado y sigue variando, entre muchas otras cosas también por tasas de natalidad fuertemente diferentes. Consecuencia de ello es que cada vez se hace más evidente y nítida la línea separadora existente entre blancos, negros e hispano-mestizos y esto a pesar de un acervo cristiano común a grandes rasgos aunque debilitado por los divisionismos de las sectas protestantes. Estas tendencias centrífugas ya por sí mismas serían suficientes para provocar en el largo plazo el surgimiento del etnocentrismo, el fortalecimiento de los impulsos separatistas y, en última instancia, el desmembramiento del país.

... o con fusiles y miras telescópicas.
Por ahora es imposible prever cómo se producirá exactamente el proceso. Considerando la Historia y toda una serie de hechos actuales no es muy arriesgado pronosticar que será traumático y violento. En todo caso las tendencias demográficas y geopolíticas actuales apuntan a que, a más tardar durante el siglo próximo, los EE.UU. dejarán de existir en su composición actual. Claro que las tendencias suelen ser bastante caprichosas y pueden variar, pero una proyección lineal de las tendencias actuales indicaría justamente eso.

Tampoco hay razones para ser demasiado optimistas respecto del resto de Occidente. A la presión a favor de la colonización étnica – que viene durando ya varias décadas y que apunta a destruir en forma definitiva la relativa coherencia cultural de Occidente – se le ha sumado en los últimos tiempos un conflicto religioso. Los nuevos inmigrantes y desplazados no solo no comparten los valores etnoculturales occidentales sino que directamente los rechazan, lo cual hace que la asimilación de los recién llegados se convierta en imposible. Y este enfrentamiento esencialmente cultural viene, para colmo, agravado por una clara disposición a la intolerancia religiosa.

La intolerancia en materia religiosa es un rasgo común a todas las religiones surgidas originalmente en Medio Oriente. En forma contraria a lo que sucede en el Lejano Oriente – en donde son prácticamente desconocidos los conflictos religiosos al punto en que no es infrecuente que distintos templos de diferentes religiones compartan la misma feligresía –  tanto el judaísmo como el islam y hasta el mismo cristianismo se han considerado tradicionalmente depositarios exclusivos de la Verdad Absoluta e históricamente han tolerado bastante poco –  cuando han tolerado  –  cualquier desviación al respecto.

La Historia de Occidente registra varios casos en dónde la religión ha sido al menos parte del conflicto. Sin ánimo de ser exhaustivos podríamos citar:
  • Las guerras de Carlomagno contra los sajones y eslavos paganos.
  • Las guerras de la península ibérica entre los visigodos cristianos y los moros mahometanos.
  • Las guerras del Bizancio cristiano contra los árabes y luego contra los otomanos mahometanos.
  • Las expediciones punitivas de los Caballeros Teutones en el Báltico contra las tribus paganas de prusianos, eslavos y lituanos.
  • Las cruzadas dirigidas hacia el sur de Francia, hacia Italia y hacia los Balcanes para erradicar las herejías de los cátaros, los patarinos y los bogomilos.
  • La guerra campesina alemana 1524-1525
  • Las guerras religiosas francesas 1562-1598
  • La Guerra de los Treinta Años 1618-1648
  • Las guerras civiles y de la Reforma en Inglaterra, Escocia e Irlanda 1639-1651
  • La Guerra de los Nueve Años 1688-1697
  • Las guerras del Imperio Otomano en los Balcanes y en Hungría.
Carlos Martel en la batalla de Poitiers/Tours
En la actualidad el criterio políticamente correcto exige afirmar que las "guerras de religión" ya no existen. La ilusión es desmentida, sin embargo, por los 140.000 muertos y los 4.000.000 de desplazados de la Guerra de los Balcanes (1991-1999). Serbios ortodoxos, croatas católicos y bosnios musulmanes se masacraron mutuamente a pesar de que, en realidad, todo los unía: su etnia, su idioma y su Historia. Se pueden, por supuesto, hallar las fuerzas impulsoras no-religiosas en la serie de conflictos que caracterizó esta guerra pero convengamos en que se necesita afinar bastante el análisis para encontrarlas y en la mayoría de los casos el factor religioso aparece como tentadoramente relevante.

Los bosnios, por ejemplo, son descendientes de herejes bogomilos que durante la ocupación otomana adoptaron la religión mahometana. Sería interesante investigar por qué no estuvieron dispuestos a renunciar a su sectarismo dentro de la civilización cristiana – negándose tercamente a ingresar al catolicismo, al protestantismo o a la Iglesia Ortodoxa – pero después no tuvieron mayores inconvenientes en convertirse al Islam. Algo muy similar ocurrió con los pomacos búlgaros.

La Reconquista española
Varias de las guerras citadas han sido denominadas "guerras de religión" por la historiografía oficial. La verdad es que en todos los casos relevantes la religión no fue más que un pretexto enarbolado por los poderes políticos de la época para justificar  ambiciones por demás mundanas. Es que la guerra es un hecho político que responde a una decisión política. Hablando en forma absolutamente estricta, no hay "guerras de religión" así como en realidad tampoco hay "guerras económicas". Lo que la Historia registra son guerras disparadas por cuestiones de conquista, expansión o consolidación del poder político en las cuales han intervenido factores religiosos, económicos, etnoculturales, históricos, pasionales, o cuestiones de alguna otra índole – que en la mayoría enorme de los casos no fueron más que factores concurrentes con la voluntad política – enarbolados para justificar una guerra decidida por motivos completamente diferentes.

La guerra es un hecho político; la religión es un fenómeno cultural. La guerra refleja una cuestión de poder, ya sea para conquistarlo, para mantenerlo o para consolidarlo. La religión refleja una cosmovisión, una metafísica de la vida más allá de las cuestiones mundanas. Ambos se interrelacionan y en las estructuras teocráticas hasta se fusionan, pero son fenómenos diferentes. El político no puede ignorar la expresión religiosa de su pueblo y la religión no puede evitar el "darle al César lo que es del César".

El Islam en el Mundo
En cuanto a nuestra situación actual, según lo que el Papa mismo manifestó: estamos en guerra. Pero en guerra ¿contra quién? Sinceramente no sabría decir con precisión satisfactoria exactamente quién es el enemigo. Lo único que puedo precisar con un grado razonable de certeza es donde está el enemigo. Porque, aun cuando congrega reclutas de todas partes y tiene simpatizantes en todas partes, sus núcleos principales están en Afganistán, en vastas regiones de Irak, en Siria…

Cosa curiosa. En Afganistán, en donde los norteamericanos hace años que libran una guerra que aparentemente no pueden ganar. En Irak, en donde los norteamericanos supuestamente ganaron una guerra contra un tirano que tenía armas de destrucción masiva que nunca se encontraron y donde, desde entonces, la gente vive en un estado de crisis y conflictos perpetuos. En Siria, en donde los norteamericanos quisieron echar del poder al actual gobernante, armando y organizando supuestos grupos moderados, tan solo para darse cuenta de que los moderados no eran moderados en absoluto cosa que los rusos aprovecharon para hacerse fuertes en la zona, consolidar su base naval de Tartús y, de paso, probar los chiches de su última tecnología militar.
O sea: los principales baluartes del enemigo están justo en territorios que los norteamericanos han invadido militarmente en los últimos años o en los que han operado – u operan – para lograr el control de la zona.

Las operaciones del ISIS
Raro, ¿no?

¿Casualidad?

Lo dudo mucho.

El Islam es, indiscutiblemente, una religión combativa y se presta fácilmente a ambiciones agresivas. Después de estudiar la biografía de Mahoma uno no termina de tener en claro si el hombre fue un gran profeta, o un gran líder militar, o ambas cosas a la vez. La conquista y la dominación por la espada están en el ADN del mahometanismo aunque más no sea por la misma trayectoria de su fundador. Es un caso similar al de Moisés, aunque Moisés aparece más como caudillo político que como líder militar.

Pero aún así, se trata de una religión y las religiones, en sí y de por sí, no deciden una guerra por lo que ya dijimos: la guerra es una decisión política y no una decisión religiosa. La India tiene más de 174 millones de musulmanes (un 16% de la población total), en Kazajistán hay más de 7 millones (47% de la población), en Kirguistán son más de 4 millones (80% de la población) y en ninguno de estos países – y podría citar a unos cuantos más – hay Emiratos Islámicos operando en pié de guerra. Los voluntarios de estos países con ganas de incorporarse al terrorismo islámico tienen que emigrar a Irak, o a Siria, o dado el caso a Afganistán,  o bien jurar lealtad al ISIS y operar en el país en que se encuentran.

En otras palabras: tienen que ir a – o relacionarse con – la zona que estuvo, o sigue estando, bajo el dominio militar norteamericano y sus aliados. Entre los cuales se halla el Estado de Israel, su principal aliado en la zona. Hasta los núcleos terroristas del África como Boko Haram en Nigeria han manifestado su lealtad al ISIS.

Es cierto: estamos en guerra.

Pero ¿quién es el enemigo aquí?  ¿Quién le ha declarado la guerra a quién? ¿Quién ha hecho estallar incluso los sectarismos internos del Islam logrando que musulmanes maten hasta a otros musulmanes? ¿A quién le conviene todo esto? ¿A quién le conviene debilitar a Occidente; especialmente a Europa y a su cultura milenaria?

No pretendo tener la respuesta a todas y cada una de estas preguntas. La guerra que se está librando es terriblemente compleja y – ¡cuidado! – es muy fácil equivocarse.

Pero las preguntas quedan planteadas.

Y para buscar las respuestas yo no iría a Bagdad, ni a Damasco, ni a Kabul. Ni siquiera iría a Riad aunque allí seguramente hallaría al menos algunas pistas. Así como no iría a Moscú, a París, ni tampoco a Londres o a Berlín porque creo que no tendría mucho sentido hurgar en la periferia una respuesta que se halla mucho más hacia el interior.

En resumen: yo apostaría por buscar las respuestas en Nueva York, Washington, Tel Aviv y Jerusalén.

Puedo estar equivocado. Pero no lo creo.

¿Ustedes qué piensan?

jueves, 28 de julio de 2016

EL MÁRTIR Y EL BUEN COMBATE

Contrariamente a lo que suelo hacer, esta vez no pretendo entender ni explicar nada.

Porque, en realidad, creo que no hay nada que entender ni explicar.

El 26 de Julio de 2016 la locura asesina cruzó un límite.

Armados con cuchillos, dos seguidores del ISIS (o DAESH según sus siglas en árabe), invadieron la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray en el norte de Francia, al grito de "Allahu Akbar" (Alá es grande) y loas al Estado Islámico mientras el sacerdote Jacques Hamel de 85 años celebraba la misa. Luego de vociferar todo un discurso en árabe, tomaron como rehenes a algunos asistentes de la misa, incluyendo a dos monjas, y obligaron al sacerdote a ponerse de rodillas ante ellos y lo degollaron. Además, hirieron gravemente a uno de los feligreses. Una religiosa, Danielle, logró escapar y llamó a la policía, que rodeó la iglesia y abatió a los dos terroristas. [1]

Ésos son los hechos. Podría entrar en más detalles, pero no tiene sentido.

El Papa en su viaje a Polonia declaró que "el mundo está en guerra". [2] Y, aunque no sea una novedad, es cierto. Estamos en guerra. Pero, como en toda guerra, lo peor que podemos hacer es perderla. Y entendamos esto: las guerras se ganan con combatientes; no con personas que solo predican. En 10.000 años de Historia conocida jamás un predicador ganó una guerra. Siempre hicieron falta hombres que, más allá de las simples palabras, estuviesen comprometidos incluso con sus actos a no claudicar y hasta a morir en defensa de los valores fundacionales de una cultura.

Como el padre Jacques Hamel.

Porque ser predicador y sacerdote no impide ser, también, un guerrero y un mártir.

Como el padre Jacques Hamel.

Porque no hace falta vestir un uniforme militar y armarse hasta los dientes para dar el Buen Combate.

Como lo hizo el padre Jacques Hamel.

Porque en ausencia de hombres como el Padre Hamel, las culturas y las civilizaciones desaparecen.

Estamos en guerra. Es cierto.

La pregunta es qué vamos a hacer todos al respecto.


Dejad que las campanas
repitan su canción: ¡niños, ancianos,
huérfanos sin hogar, madres dolientes,
que del dolor en las terribles sañas
con lágrimas sin fin lloráis al hijo
que tuvo por altar vuestras entrañas...
¡empezad la oración!... ¡ese sonoro
rumor triste de bronce; esa armonía,
forma sentida del mundano lloro;
ese gemido que el espacio llena
y a Dios el eco que los mundos lanza,
no es acento de duda o de rencores,
que si llora en su voz nuestros dolores,
acompaña también nuestra esperanza...!
Bernardo López García (1838-1870)

--------------------
Notas
1)- http://www.antena305.com/note/otro-ataque-terrorista-estremece-a-francia-le-cortan-el-cuello-a-un-sacerdote -
https://www.theguardian.com/world/2016/jul/26/jacques-hamel-killing-challenge-pope-francis-catholic-church
2)- http://www.clarin.com/mundo/Francisco-Cracovia-Jornada-Mundial-Juventud_0_1621037937.html




lunes, 25 de julio de 2016

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Apresuramiento y superficialidad
son las enfermedades del Siglo XX
y más que en ningún otro lado
estas enfermedades se reflejan en la prensa.
Alexander Solzhenitzyn

En los últimos 15 o 20 años
he visto a la prensa británica
irse simplemente al demonio.
Parece que no hay límite,
no hay profundidades hasta las cuales estos tabloides
no sean capaces de descender.
No conozco a esta gente pero son como pequeños cerdos.
John Le Carre


Según el Art. 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión." [1]

Como puede apreciarse, se trata de un derecho sumamente amplio. Lástima tan solo que en la vida real su ejercicio no sea así. Y no me refiero a las dictaduras y a los despotismos varios que ejercen la censura y la represión. Me refiero a los mismos regímenes que blasonan de superdemocráticos pero que, en el ejercicio de una prodigiosa hipocresía, establecen – sotto voce, aunque con mayor fuerza que la del derecho y más allá de las limitaciones requeridas por el simple sentido común como veremos más adelante – qué es lo "políticamente correcto" permitido y qué es lo indebido prohibido. Porque es evidente que existen cuestiones sobre las que se puede opinar libremente pero, al mismo tiempo, hay otras que solamente se pueden tratar con miedo a las represalias, ya sean éstas sociales o incluso eventualmente hasta legales.

Puede usted dudar de la llegada del hombre a la luna, de lo que dice la NASA, de las buenas intenciones de Donald Trump y la idoneidad de Hilary Clinton, de las fechorías del abominable hombre de las nieves y hasta de la existencia de Dios. De todo eso puede usted dudar, expresar su opinión libremente y no le pasará nada. Pero no se le ocurra dudar de la buena voluntad de todos los inmigrantes y desplazados que están inundando a Europa y menos todavía se le ocurra mencionar la menor duda acerca de hechos especialmente sensibles como, por ejemplo, el Holocausto. Afirmar que entre los migrantes y refugiados de Medio Oriente puede haber unos cuantos militantes del ISIS, o bien y por ejemplo, repetir y llevar hasta sus últimas consecuencias lo que dijo Norman Finkelstein en su libro "La Industria del Holocausto", [2] lo llevará a Usted a sufrir serias consecuencias. En el primer caso lo freirán en todos los medios masivos acusándolo de insensible, fascista, neonazi, racista, intolerante, inmisericorde y – por supuesto – antidemocrático. En el segundo caso, le recomendaría que tenga mucho cuidado porque en una cantidad cada vez más grande de países supuestamente democráticos y respetuosos de los derechos humanos Usted irá a la cárcel simplemente por emitir una opinión crítica sobre el único hecho histórico cuya intangibilidad está garantizada por ley.

Cualquiera puede ver por Internet videos publicados por el Estado Islámico en los cuales se amenaza en forma abierta a Occidente con más atentados y con más muertes; incluso con aparentes bravuconadas que, dado el caso, hasta podrían dejar de ser amenazas vanas: "Juramos que atacaremos a los Estados Unidos en su centro Washington. Les decimos a los Estados que participan de la campaña cruzada que, por Alá, tendrán un día, si Dios quiere, un día como Francia. Como atacamos a Francia en el centro de su morada, en París, juramos que atacaremos a Estados Unidos". [3]  Y no hace falta buscar esto o algo muy similar en ningún sitio medio estrafalario de la red puesto que no solo está publicado en el archivisitado youtube sino hasta en más de un diario on-line.

No es cuestión de preguntarse cómo esto es posible porque en Internet hay cosas incluso mucho peores. Cualquier descerebrado puede postear cualquier delirio y, de hecho, si uno se pone a buscar, encuentra estupideces colosales por toda la red. Lo que me pregunto es ¿cómo puede ser que ocurra esto y solo se escuchen algunos tímidos gemidos de horror – de los cuales uno a veces hasta duda de que sean sinceros – mientras la más leve indicación de los posibles nexos entre los invasores ilegales y los terroristas inmediatamente pone en funcionamiento la maquinaria ideológico-mediática del humanismo, la misericordia, los derechos humanos, el antifascismo y el antirracismo? Últimamente esta maquinaria hasta ha intentado endilgarle atentados al chauvinismo europeo o a los nostálgicos de los años 30 del siglo pasado.

Y no me digan que estoy fantaseando. Ocurrió hace muy pocos días a propósito del tiroteo en Alemania del viernes 22 de julio en el cual Ali David Sonboly mató a nueve personas e hirió a unas cuantas más para terminar suicidándose al final. El hombre era de origen iraní pero, como había nacido en Alemania y alguien descubrió que el hecho coincidía con el quinto aniversario del atentado de Anders Breivik perpetrado en Noruega, los medios construyeron un relato que apuntaba a adscribir el tiroteo a una "extrema derecha". [4]

Vayamos por partes. En primer lugar Alemania se rige por el ius sanguinis y no por el jus solis como sucede en la Argentina. Esto significa que los hijos de iraníes nacidos en Alemania se consideran iraníes. Describir a Sonboly como "alemán iraní" es, como mínimo, distorsionar la realidad. Aparte de eso, Anders Breivik fue y es un imbécil al que no lo seguiría ni su hermano si lo tuviera. Basta con echarle una ojeada a su "manifiesto" sobre una supuesta "declaración de independencia europea" [5] para darse cuenta de que se trata de un demente tan idiota que todavía no pudo decidir ni siquiera si hará el saludo romano con la mano abierta o intentará una variante con la mano cerrada en un puño.



Yo, por las dudas, no hubiera saludado al emperador Marco Aurelio poniéndole un puño cerrado bajo la nariz pero, dejando eso de lado, me pregunto qué cuernos le puede interesar a un iraní casualmente nacido en Alemania un manifiesto publicado en inglés que trata de una supuesta independencia europea. Y digo en inglés porque no lo encontré por ningún lado publicado en otro idioma. Pero claro, Sonboly daba el arquetipo ideal: iraní nacido en Alemania. Si es alemán, es nazi. Y si es iraní, es terrorista. La combinación perfecta para armar un relato muy conveniente.

La gran macana es que el relato se cayó y se hizo pedazos en menos de 48 horas, cuando un inmigrante sirio asesinó a machetazos a una persona e hirió a otras dos en la ciudad alemana de Reutlingen. [6] Ahí el método ya no funcionó: el tipo no era ni "alemán" ni tampoco iraní. Como que tampoco funcionó en el atentado siguiente en el que otro sirio se inmoló haciéndose volar por los aires en un festival de música al aire libre en la localidad de Ansbach. [7]

Por definición y en teoría, la libertad de expresar opiniones debería ser igual para todos y para todos los temas. Si no es válida para todas las cuestiones entonces no es libertad sino un comportamiento acotado; y si no es igual para todos entonces no es un derecho sino un privilegio. Es cierto que no es ni bueno ni agradable vivir en un mundo en donde se puede azotar, lapidar, degollar, encarcelar, o acribillar a balazos a cualquiera que tenga una opinión diferente a la del dueño del poder. O que tenga una visión del mundo distinta a la de un grupo o comunidad de la que no forma parte. O de la que forma parte pero con espíritu crítico.

Pero, si esto es cierto – como que lo es – entonces dejémonos de hipocresías. La libertad de expresión es, realmente, un valor; pero no es un valor absoluto. No debe estar restringida en principio ni a determinados temas ni a determinadas personas; pero hasta el más básico sentido común exige que esté limitada por la necesidad de defender la integridad, la seguridad, la supervivencia y el derecho de individuos, grupos sociales o comunidades enteras. Esto es algo que incluso está reconocido en la Convención Americana de Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica) cuyo Art. 13.2 establece:
1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión.  Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.
2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:
 a)  el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o
 b) la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas. [8]

De modo que sencillamente no es cierto que la libertad de expresión – y, por consiguiente, la libertad de prensa – sea ilimitada. Como acabamos de ver, ni siquiera el Pacto de San José de Costa Rica afirma semejante tontería. Por consiguiente, cuando lo que está en juego es la vida misma; cuando se trata del honor, de la dignidad humana, o del futuro de toda una cultura, no es admisible que se invoque la libertad de expresión para vociferar cualquier gansada. Las palabras pronunciadas o escritas tienen la mala costumbre de adquirir vida propia y las estupideces volcadas masivamente sobre una situación crítica muchas veces actúan como combustible lanzado a un incendio.

Por eso es que resulta imposible entender por qué todo lo relacionado con la invasión mahometana a Occidente se trata con la cuidadosa circunspección de lo "políticamente correcto", como si una masa de inmigrantes y desplazados fuese una copa de finísimo cristal en peligro de romperse al primer estornudo. Mientras eso sucede, el ISIS y sus aliados vuelcan toda una sangrienta catarata de imágenes, insultos, amenazas y desplantes anticristianos y antioccidentales sobre la opinión pública mundial.



Y los medios de difusión, en lugar de tirar a la basura las atrocidades sanguinarias de la propaganda terrorista, las publicitan y las magnifican haciéndoles un enorme favor a los reclutadores del ISIS. Por lo que después, cuando empiezan a caer los muertos, todos salen corriendo a buscar a algún nazi o a algún iraní para echarle la culpa de todo.

Y, si no lo encuentran, lo inventan.

Ya roza el suicidio la actitud de esa minoría ruidosa cuyo poder establece arbitrariamente los límites de lo políticamente correcto cuando ampara y magnifica la propaganda del Estado Islámico que insulta a las víctimas, incita a la violencia y hace la apología del crimen. Resulta casi incomprensible qué es lo que entienden estas personas bajo las palabras: "respeto a los derechos y reputación de los demás, protección de la seguridad nacional, del orden público, y de la salud y moral públicas".

Aunque, debo confesarles algo: mirándolo bien no creo que sea tan incomprensible.

Lo que pasa es que, si expusiera aquí sinceramente todo, absolutamente todo lo que pienso al respecto, seguramente traspasaría los límites de lo políticamente correcto y la policía política, celosa guardiana del pensamiento único, no tardaría en golpear a mi puerta.

De modo que, como decía hace algunos años un insigne ejemplar de la jauría mediática [9]: "dejémoslo ahí".

Por ahora.



--------------------------------------------------------------------
NOTAS
1)- http://www.un.org/es/documents/udhr/
2)- Cf. Finkelstein Norman; "La Industria del Holocausto", Reflexiones sobre la explotación del sufrimiento judío, 
Cf. https://drive.google.com/file/d/0B6QXUcoelzmpb3BlNndLN3hJeGc/edit?pref=2&pli=1
3)- https://youtu.be/9u_uxKvh6QI - Ver también, p.ej.:  https://youtu.be/GOus7Kty1Yw y muchos otros más.
4)- Cf. http://www.mundotkm.com/news/mundo/12439/este-es-el-tirador-de-munich-ali-david-sonboly-de-18-anos
http://www.infobae.com/america/mundo/2016/07/23/el-tirador-de-munich-utilizo-el-metodo-de-anders-breivik-el-autor-de-la-masacre-de-oslo/
http://www.mundotkm.com/news/mundo/4860/asesino-de-77-personas-gano-un-juicio-contra-el-estado-noruego-por-trato-inhumano-en-prision
5)- https://fas.org/programs/tap/_docs/2083_-_A_European_Declaration_of_Independence.pdf
6)- http://www.infobae.com/america/mundo/2016/07/24/un-hombre-mato-con-un-machete-a-una-persona-e-hirio-a-otras-dos-en-la-ciudad-alemana-de-reutlingen/
7)- http://www.clarin.com/mundo/refugiado-sirio-Alemania-lealtad-ISIS_0_1619838044.html
8)- Convención Americana Sobre Derechos Humanos - San José, Costa Rica  7 al 22 de noviembre de 1969 - Artículo 13. Libertad de Pensamiento y de Expresión - Incisos 1 y 2
Cf:  https://www.oas.org/dil/esp/tratados_B-32_Convencion_Americana_sobre_Derechos_Humanos.htm
9)- Bernardo Neustadt (1925-2008) en su programa de TV "Tiempo Nuevo".


lunes, 18 de julio de 2016

TURQUÍA, ALADINO Y EL YINN

Si ruge una tormenta de arena
es porque los yinns están por celebrar un matrimonio.

La división fue una catástrofe total (...)
Los que quedaron están en la miseria.
Los desarraigados están en la miseria.
La paz (...) terminó. Ahora todo terminó.
William Dalrymple, Ciudad de Djinns

Una de las historias de esa recopilación de cuentos tradicionales del Medio Oriente que conocemos bajo el título de Las Mil y Una Noches trata de un joven llamado Aladino que consigue hacerse de una lámpara mágica. Al frotarla aparece un genio algo huraño que tiene la obligación de servir y obedecer al dueño de la lámpara, lo cual le permite a Aladino hacerse rico y casarse con  una hermosa princesa. Sin embargo, después la lámpara cae en poder de un brujo malvado y Aladino se ve obligado a utilizar otros poderes mágicos para recuperarla.

El genio del cuento es lo que en la mitología árabe se conoce como un yinn. [1]

La lámpara y el yinn

Cuando el 28 de Junio pasado se produjo el atentado en el aeropuerto Atatürk de Estambul [2], cualquiera que siguiera un poco atentamente los sucesos de Europa y de Oriente Medio podía sospechar con fundamento que el yinn estaba ya fuera de la lámpara. Porque, de alguna manera, ese atentado estaba anunciado.

Por un lado, tan solo en 2016 y antes del atentado del aeropuerto, en Turquía ya se habían producido otros 6 atentados. [3] El de Junio venía a ser el séptimo en medio año. Más de un atentado por mes.

Por el otro lado, también se hacía evidente que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, le había errado al cálculo al evaluar de manera equivocada la situación creada por la "primavera árabe" desatada por los norteamericanos en connivencia con sus aliados de Medio Oriente y algunos europeos asociados. Su especulación se basó en el consabido criterio de "tanto peor, tanto mejor", es decir: "mientras peor le vaya a los demás, mejor me irá a mí". La conjetura suponía que el caos desatado en Egipto y en Libia empujaría estos países a buscar la protección de Turquía permitiéndole a este país la reconstrucción – aunque fuese parcial – del Imperio Otomano. Claro que para hacer posible dicha reconstrucción había que deshacerse de competidores indeseados tales como Siria e Irán; competidores de los cuales incluso los norteamericanos y sus aliados se hubieran librado con gran placer en ese momento. Y, aparte de todo ello, Erdogan también tenía que convencer al mundo islámico de que él – y solo él – era el depositario de la verdadera fe. Por eso se le hizo necesario armar un conflicto espectacular con Israel, con gran profusión de argumentos y recriminaciones por ambas partes.

No era un mal plan. En teoría hasta podría haber funcionado. Pero la maldita realidad hizo, como siempre suele hacer, trizas a la teoría. Los rebeldes libios no huyeron hacia nadie. En lugar de buscar la protección de alguien se dedicaron a masacrarse entre ellos con gran entusiasmo. Las potencias "libertadoras" occidentales no solo fracasaron en implantar la democracia sino que hasta se olvidaron de la reconstrucción prometida. Se limitaron a mirar para un costado con cara de "yo no fui". Egipto demostró ser un bocado demasiado grande; los militares egipcios no quisieron saber nada con Erdogan y, aparte de ello, tanto los rusos como los norteamericanos abandonaron el proyecto egipcio cuando las cosas se salieron de madre y amenazaron con llevar Egipto al bando de precisamente aquellos fundamentalistas que se pretendía neutralizar.

En Siria, el plan contó inicialmente con la bendición de Washington. A esta altura de los acontecimientos ya no es un secreto para nadie que el gobierno turco miró discretamente hacia otro lado cuando los nuevos reclutas del Emirato Islámico pasaban por Turquía. Tampoco es un secreto que el petróleo extraído clandestinamente de los territorios controlados por el ISIS pasaba y se comercializaba a través de Turquía. [4] Si bien Erdogan se animó a la bravuconada de prometer públicamente que renunciaría si se comprobaba que Turquía le compraba petróleo al ISIS, [5] la verdad es que, una vez revelada la ruta de ese petróleo, el hombre olvidó discretamente esa promesa y siguió aferrándose a su cargo como si nada hubiese sucedido.

Al yinn del Estado Islámico lo liberaron los norteamericanos, aunque los turcos también frotaron la lámpara con frenesí. La Casa Blanca, después de cientos de miles de muertos y millones de personas desplazadas se empezó a dar cuenta de que apoyar al ISIS había sido un error. El presidente sirio Bashar Hafez al-Assad no fue derrocado y, por el contrario, el peligro terrorista creció en forma exponencial. Para colmo de males los rusos aparecieron en la zona para defender la base naval que tienen en la ciudad siria de Tartus [6] con lo que la situación siria cambió completamente.

Pero Erdogan, no solamente prefirió ignorar las señales del cambio que llegaban de todos lados, sino que se arriesgó a redoblar la apuesta al hacer derribar un caza ruso que supuestamente sobrevoló territorio turco [7] Especuló con que, después de eso, los EE.UU. se verían obligados a respaldarlo también en las demás cuestiones y los rusos no tendrían más remedio que tragarse el sapo. Pues no sucedió así. Los norteamericanos se mantuvieron cautos y los rusos reaccionaron con furia no disimulada. El turco tuvo que ceder, en primer lugar ante los norteamericanos. Empezó a cortar relaciones con el ISIS y a bloquear sus rutas de abastecimiento. No pidió disculpas a Moscú aun cuando las represalias rusas le significaron un importante perjuicio económico. Pero le quedó Europa. Con la cuestión de los refugiados y los desplazados, Erdogan pudo chantajear abiertamente a Bruselas.

Recep Tayyip Erdogan
Y entonces ocurrió el "Brexit". Lo malo de la salida de Inglaterra de la Unión Europea no es tan solo que con ello Turquía perdió uno de sus más importantes aliados y benefactores. El problema es que los británicos le dieron la espalda a la UE en gran medida para salvarse de una nueva invasión de emigrantes llegados a territorio europeo vía una Turquía a la cual no se le exige visado. Erdogan tuvo que darse cuenta de la necesidad de dar marcha atrás: los dirigentes occidentales no podían hacer más concesiones si no querían correr el destino de David Cameron. Consecuentemente, el turco viró ciento ochenta grados, hizo las paces con Israel – algo con lo cual los norteamericanos lo venían presionando desde hacía rato – y envió un mensaje de arrepentimiento a Moscú.

¿Está todo bien si termina bien?

No. Para nada. El yinn siguió fuera de la lámpara.

Después de todo esto fue que se produjo el atentado del 28 de Junio de 2016 en el aeropuerto de Estambul. Y después, tan solo diecisiete días más tarde – el 15 de Julio – se produjo un golpe de Estado capitaneado por un sector del ejército.

¿Un sector del ejército que respondía a quién? Según Erdogan, a un líder espiritual islámico de nombre Fethullah Gülen. [8] Pero hay un pequeño problema: Gülen vive en los Estados Unidos. Y no se ha solidarizado en absoluto con los sublevados.

Entonces, si no fue Güllen, ¿quién impulsó el golpe?

El hecho concreto es que la sublevación duró muy poco; apenas unas horas si vamos al caso. El otro hecho concreto es que muchísima gente respondió al llamado de Erdogan de salir a la calle. En alguna medida al menos, a los militares golpistas los frenó una muchedumbre desarmada. Recep Tayyip Erdogan puede ser un mal estratega en materia de política internacional pero no carece de apoyo popular (y militar) en el frente interno. Eso está demostrado.


Lo extraño, al menos según CNN, es que después de controlar el golpe, Erdogan haya dicho: "(El) levantamiento es un regalo de dios porque el ejército se ha limpiado" [9]. Curioso. Sobre todo porque el ejército no es lo único "limpiado" por el gobierno. Además de los 2.839 militares arrestados – entre ellos 5 generales y 29 coroneles – el gobierno emitió órdenes de arresto contra 140 jueces del Tribunal Supremo acusándolos de estar relacionados con Fethullah Gülen. [10]

O sea que el golpe le permitió a Erdogan purgar al ejército y, de paso y como quien no quiere la cosa, también al Poder Judicial. Con eso, el hombre no solo ha sobrevivido, no solo ha conseguido hacer fracasar el golpe de Estado, sino que está en posición de salir fortalecido con mucho más poder real que antes. Un verdadero "regalo de Dios".

¿Qué quieren que les diga? Honestamente, no creo que Dios se dedique a hacer este tipo de regalos últimamente. Ni siquiera a Allah lo veo con el physique du rôle necesario para hacerle este tipo de regalos a Erdogan. Un yinn me parece mucho más adecuado para la ocasión.

¿A quién está respondiendo el genio de la lámpara?

No es por nada, pero no me cuesta ningún gran esfuerzo de imaginación ver a Recep Tayyip Erdogan frotando frenéticamente una lámpara muy similar a la de Aladino. Y muy probablemente no es el único que está haciendo eso en la región.

No olvidemos que los yinn son muy volubles, caprichosos y traviesos. Librados a su suerte son capaces de cualquier fechoría. Pero liberados por una persona, cumplen fielmente las órdenes de su amo. Es decir: si el amo es bueno, harán cosas buenas. Pero si es malo…

…bueno, pregúntenle a algún kurdo.

O en su defecto a algún armenio.

------------------------------------------------------
NOTAS:
1)- De acuerdo con las transcripciones occidentales, a veces aparece en la literatura transcripto como "jinn" o "djinn".
2)- http://internacional.elpais.com/internacional/2016/06/28/actualidad/1467141517_210077.html
3)- 12 de Enero 2016: doce turistas en un atentado cerca de la Mezquita Azul de Estambul. 17 febrero 2016: atentado contra convoy militar turco deja al menos 28 muertos y 61 heridos en Ankara. 13 marzo 2016: 37 muertos y 125 heridos en un atentado con coche bomba en el centro de Ankara. 19 marzo 2016:  5 muertosen un atentado de la calle Istiklal, en el centro de Estambul.  7 junio 2016: al menos 11 muertos al estallar un coche bomba al paso de un autobús policial en el centro histórico de Estambul. 8 junio 2016: 5 muertos en un atentado cerca de la dirección local de seguridad de Midyat al sureste de Turquía. (Cf. http://www.perfil.com/internacional/Turquia-este-ano-ya-padecio-siete-atentados-20160628-0057.html)
4)- Ver lo que comentamos al respecto en este mismo blog en Diciembre 2015: http://denesmartos.blogspot.com.ar/2015/12/terrorismo-redes-y-batman.html
5)- http://www.vanguardia.com.mx/articulo/erdogan-promete-renunciar-si-se-demuestra-que-turquia-compra-petroleo-al-ei
6)- http://www.hispantv.com/noticias/siria/53881/rusia-construira-una-nueva-base-militar-en-siria
7)- Cronológicamente el derribo del avión se produjo antes de la bravata de prometer la renuncia en caso de comprobarse la compra de petróleo clandestino por parte de Turquía.  Cfr. http://internacional.elpais.com/internacional/2015/11/24/actualidad/1448352222_650621.html
8)- http://www.infobae.com/america/mundo/2016/07/15/este-es-el-iman-a-quien-el-gobierno-turco-responsabilizo-por-el-golpe/
9)http://cnnespanol.cnn.com/video/cnnee-mirador-vo-sal-emerghi-fallido-golpe-estado-turquia/#0
10)- http://www.publimetro.cl/nota/mundo/las-consecuencias-tras-el-fallido-golpe-de-estado-de-turquia/oEppgp!SaxCeqwZac3O7CW7qsrHLA/