lunes, 13 de marzo de 2017

¿POR QUÉ LOS CEOs SON TAN MALOS POLÍTICOS?

Al final de una corporación
solo puede haber un fulano: el CEO
Lee Iacocca

Agustín Álvarez, un militar y moralista de la llamada "Generación del 80" del siglo XIX supo manifestar alguna vez, refiriéndose al General Lavalle: "¿Quien lo metió a reformador institucional, si el asunto no era del arma de caballería?" En una carta al Dr. César A. Villegas, Perón aplicará muchos años más tarde esa misma frase al General Onganía.  Con la licencia correspondiente, hoy uno podría preguntarse: ¿Quién lo metió a Macri a presidente de la Nación si la política no es materia de la carrera de ingeniería?

Porque, en lo esencial, ése es el mayor problema de Mauricio Macri. Y no solo de él. También lo es el de unas cuantas personas de su entorno inmediato que vienen de ser CEOs de importantes empresas y cuya impericia política explica – al menos en buena medida – los errores, las marchas y las contramarchas a las que ya nos tiene acostumbrados el actual gobierno.

¿Por qué los CEOs son tan malos políticos? Para empezar convendría especificar qué es exactamente un CEO. El acrónimo se refiere al inglés "Chief Executive Officer", literalmente: "oficial ejecutivo en jefe", y vendría a ser el equivalente anglosajón de nuestro "gerente general ejecutivo", o "director general", o "presidente ejecutivo", según las diferentes empresas y países.

Resulta difícil describir en pocas palabras la función exacta de este puesto porque, al igual que su denominación, varía considerablemente de una empresa a otra y de un país a otro. Pero, para dar una idea bastante ajustada a la realidad, podríamos decir que, en materia de jerarquías, para los empleados comunes de una empresa la jerarquía superior comienza con Dios, luego viene un gran vacío interestelar, e inmediatamente después, está el CEO de la firma. Para los ateos el orden jerárquico empresarial es más simple todavía: dentro de la empresa, por arriba del CEO solo está el vacío interestelar...

Todo esto contribuye a un hecho real muy sencillo y fácil de comprender: Los CEO no están acostumbrados a que alguien les diga "no". No están acostumbrados a tener oposición. En una empresa la decisión de un CEO es ley. Ningún empleado discute con un CEO. Si el empleado cumple, bien; caso contrario, está despedido. En contraposición, dentro de la política democrática, el "no" puede ser solamente el punto de partida para una larga y desgastante negociación.

Es que las empresas no son democráticas. Nunca lo fueron, no lo son, y tampoco lo serán mientras quieran ser eficientes y cumplir con sus objetivos económicos. Y ése es el primer gran problema con el que se encuentra un CEO cuando pretende ingresar al ámbito político y se encuentra de pronto prisionero de un sistema perverso en el cual, completamente al margen de lo buena o mala que pueda llegar a ser su propuesta para el país, no solo debe "negociar" para que los aliados lo apoyen sino también para que los opositores dejen de oponerse. El manejo de "la Banelco" política – Flamarique dixit [1] – es sustancialmente diferente al manejo del presupuesto de marketing de una empresa.

En el ámbito empresario el proyecto bueno es aquél que le hace ganar plata a la empresa. Sobre eso no hay, ni puede haber, discusión alguna y todo el mundo lo tiene en claro. Pueden haber – y, de hecho, siempre hay – choques de ambiciones personales y batallas de egos, pero en el fondo todos saben que si a la empresa le va mal, pueden llegar a rodar unas cuantas cabezas y, algo no menos importante, puede no haber ningún "bonus" o premio extra a fin de año, como que tampoco habrá un generoso aumento de sueldo para los puestos directivos.

En política se dirá que el proyecto bueno es el que le garantiza el mayor bien al mayor número de personas. Al menos ése es uno de los criterios de evaluación teóricamente posibles. Pero es teoría; tan solo teoría. La verdad es que en la política democrática no hay proyectos buenos. Hay proyectos que cuentan con el apoyo de la mayoría de los operadores políticos y hay proyectos que no consiguen obtener un respaldo mayoritario de los agentes y los operadores políticos, incluidos los medios masivos de difusión.

Las razones por las cuales un proyecto político puede recibir – o no – un apoyo mayoritario son múltiples pero, por regla general, no tienen nada que ver con la conveniencia o inconveniencia para el país o para el pueblo. Todavía sigue siendo válido el axioma que dice que los políticos democráticos viven de los problemas no resueltos que tiene la gente por lo que, en realidad, no tienen ningún interés en resolverlos.

Las dos preguntas que todo político democrático se hace en forma automática al tomar conocimiento de una posible nueva medida son: "¿A mí eso en qué me afecta?" y "¿Qué hay para mí en eso?". Luego, dependiendo de las respuestas, el político decide otras dos cosas: 1)- Si le conviene – o no – apoyar el proyecto y 2)- Lo que eventualmente podría llegar a exigir en una negociación para decidirse a dar su apoyo o bien, dado el caso, para renunciar a su oposición.

Un CEO no tiene experiencia en este tipo de situaciones, ni tampoco su formación lo ha preparado para enfrentarlas. Por más cursos de negociación que haya hecho para perfeccionarse, la mentalidad política y la económica funcionan con parámetros, tiempos y condiciones sensiblemente diferentes. El concepto de "ganar" significa una cosa en política y otra muy distinta en economía empresaria. En economía si gana la empresa, los miembros de la misma a la corta o a la larga también ganan o al menos pueden ganar. En la política democrática la cosa es al revés: si el político gana – ya sea en poder, en prestigio, en posicionamiento estratégico o simplemente en dinero – es posible, pero nada seguro, que el país también gane algo.

En nuestro país, a todo esto se agrega un sistema electoral siniestro que obliga a los gobernantes a librar batallas electorales cada dos años. Dos años que, en la práctica, se reducen a un año y medio. En algunos casos a menos todavía ya que, dependiendo de las crisis y las oportunidades demagógicas, las campañas electorales pueden empezar mucho antes de lo normal. Así, el gobernante argentino, además de gobernar, tiene que ocuparse de ganar elecciones y, si está abocado a las elecciones, es inevitable que se resienta mucho la calidad de su gestión de gobierno. Simplemente no le puede dedicar suficiente tiempo, atención y energía.

Si las constantes diatribas, discusiones, palos en la rueda y denuncias sistemáticas traban una de las funciones esenciales del Estado como lo es la función de sintetizar las fuerzas divergentes, la constante y permanente subasta electoral del poder político impacta también en aquella otra función estatal esencial que es la planificación.

Los CEOs conocen y en muchos casos incluso dominan las técnicas y los procedimientos de la planificación estratégica. En esto no se trata de falta de preparación o conocimientos. Toda empresa planifica su propio futuro. La que no lo hace, desaparece muy pronto del mercado. La diferencia fundamental entre la planificación económica y la política está en los plazos. Mientras las empresas rara vez planifican más allá de los 10 o, a lo sumo, 20 años, la política requiere previsiones que, en algunas áreas – como por ejemplo la educación – pueden llegar a abarcar generaciones enteras. Si a esto le contraponemos el máximo de 8 años que tiene un presidente como horizonte de gestión – lo cual con una elección cada dos años representa cuatro campañas electorales – no es ningún milagro que la planificación estratégica resulte prácticamente inexistente incluso en gobiernos constituidos por personas que entienden del tema.

Para salir del cortoplacismo y posibilitar eso que se ha dado en llamar "políticas de Estado" – que no son más que políticas planificas a mediano y largo plazo dentro del marco de un plan estratégico –  lo que la dirigencia política necesita son estructuras partidarias coherentes y sólidas que no cambien constantemente de objetivos y de metas a cada cambio coyuntural para cosechar los vaivenes del humor electoral. Y dentro de esas estructuras lo que se necesita es algo que, desgraciadamente, los argentinos no saben hacer y que es trabajar en equipo.

Para desgracia de la política, los que menos saben trabajar en equipo son precisamente los CEOs. En el mundo empresario ni siquiera tienen necesidad de hacerlo. La última palabra la tienen siempre ellos. Sus decisiones no se discuten, se ejecutan. Un CEO puede exigir que sus empleados trabajen en equipo pero él está al margen de cualquier equipo que se pueda llegar a formar. El CEO – y sobre todo el CEO de las culturas "latinas" – no es parte de ningún equipo. Él es la autoridad. Se concibe a sí mismo como tal y es la función que quiere desempeñar.

El resultado es lo que tenemos. Por ejemplo, un área de economía dividida en siete ministerios, con sus siete ministros que deberían trabajar en equipo y que no saben como hacerlo; suponiendo que quieran hacerlo en absoluto. ¿Y por qué tiene que ser así? Nadie lo va a confesar en forma abierta pero es porque el CEO presidente no soportaría tener a su lado un CEO ministro de economía que le haga sombra.

Se me dirá que por lo menos los de ahora son menos proclives a la corrupción que los que estaban antes. No sé. Por un lado es evidente que estos ex gerentes generales ya vienen con una posición socioeconómica ganada y no necesariamente están atacados de la avidez de rapiña que pudo caracterizar a un ex chofer, a un ex empleado bancario o a todos los ignotos contadores, arquitectos y abogados que llegaron al poder político portando antecedentes muy poco claros. Una parte de estos muchachos y muchachas desfila hoy por los tribunales ante jueces que tampoco son tan inocentes como se cree pero algunos de los cuales aprovechan ahora la coyuntura para tomarse su venganza por los años de destrato que tuvieron que padecer. 

Por el otro lado, no menos evidente es que unos cuantos de estos CEO son los que antes pagaban las coimas que percibían quienes ahora están en la oposición.

De modo que la situación en la que nos encontramos es bastante triste. Los de la oposición están desesperados por volver al poder porque, si no lo logran, pende sobre sus cabezas la amenaza de ir a prisión por corruptos. Pero, con sus CEOs, el oficialismo actual está en manos de quienes trabajaron ganando licitaciones del Estado. Y todo el mundo sabe que – siempre y bajo todos los gobiernos, incluso los militares – conseguir la adjudicación de una licitación estatal en la Argentina ha sido completamente imposible sin pagar el "peaje" correspondiente.

El gran problema de los CEOs, aparte de las debilidades señaladas, es que no tienen autoridad moral para invocar una "mani pulite". Ergo, tampoco tienen capacidad plena para cumplir con la tercera función esencial del Estado que es la de conducir.

Trabado en su función de síntesis, en su función de planificación y en su función de conducción, el Estado argentino es tan solo el botín por el que se pelea la oposición con el oficialismo. Oposición y oficialismo que se miran con recelo y hasta con odio, no porque no se conozcan sino por todo lo contrario: porque se conocen demasiado.

Por eso, la situación entre la oposición y el oficialismo en la Argentina constituye el clásico caso del muerto que se asusta del degollado.

Pues, como dice el refrán, siempre hacen falta dos para bailar el tango.

Y los CEOs bailan mal. Lastimosamente mal.

-------------------------------------------------------------------
NOTAS
1)- El líder de la CGT oficial, Hugo Moyano, aseguró que en el año 2000 y antes de aprobarse la ley de reforma laboral, el entonces ministro de Trabajo Alberto Flamarique le dijo: "Para los senadores tengo la Banelco", sugiriendo que con esa tarjeta podía pagar los votos necesarios para lograr la aprobación de la ley. Cf. Ambito.com ,  martes 6 de Noviembre de 2012. http://www.ambito.com/661888-flamarique-muy-suelto-de-cuerpo-dijo-para-los-senadores-tengo-la-banelco






sábado, 25 de febrero de 2017

TEORIA DEL REBELDE

Quienes se destacan por sus virtudes
son los que más derecho tienen a rebelarse;
pero resulta que, de todos los hombres,
son quienes están menos inclinados a hacerlo.
Aristóteles

Las únicas personas que me llamaron
 rebelde fueron las que quisieron que hiciera
lo que ellos querían que hiciera.
Nick Nolte


Quizás la mejor manera de comenzar una aproximación al tema del rebelde es hacerse la pregunta de: ¿qué es la rebeldía? También podríamos plantear la misma pregunta de otro modo: ¿qué es lo que convierte a una persona en rebelde? ¿Disconformidad? ¿Espíritu de contradicción? ¿Necesidad visceral de oponerse? ¿Complejo de inferioridad que necesita sublimarse mediante actitudes provocativas? ¿Impulso de superación de lo convencional? ¿Noción de futuro que se resiente ante la pasividad bovina de quienes viven con ojos en la nuca?

Podemos enfocar la rebeldía desde el ángulo psicológico, desde el filosófico y hasta del histórico. Lo curioso es que ninguna de estas herramientas nos da una respuesta satisfactoria. Por lo menos, no del todo satisfactoria. Quizás una de las características más notorias del rebelde es que se resiste hasta a su propia definición.

Podríamos decir que es una contradicción viviente pero nos quedaríamos cortos porque su actitud excede toda dialéctica. Podríamos decir que es el eterno opositor, pero tampoco sería del todo adecuado porque la oposición obcecada es un capricho contestatario sin argumentos y al auténtico rebelde los argumentos, por regla general, le sobran. Alguien podría argüir que la rebeldía es la impulsora del cambio y sería tan sólo parcialmente cierto porque muchos cambios – incluso varios trascendentes – han tenido su origen en un juego con la realidad; en ese simple "hagámoslo y veamos que sucede ". Muchos grandes inventos que cambiaron la Historia surgieron de la natural curiosidad de alguien que hizo algo sólo para ver "qué pasaría si...". Difícilmente el primer hombre que encendió un fuego haya sido un auténtico rebelde. Más difícil aun es que lo haya sido el que por primera vez tiró un pedazo de carne a ese fuego. Pero Prometeo, el que les robó el fuego a los Dioses, fue un rebelde. Por eso los Dioses lo castigaron encadenándolo a una roca.

Es cierto que para el rebelde resulta indispensable no dejarse prescribir las leyes del poder. Pero su decisión no necesariamente implica sólo defenderse de ese poder o alzarse ante el poder negándole obediencia. Muchas veces el rebelde es alguien impulsado simplemente por la irresistible pasión de afirmar un opuesto posible. Es la opción extrema de una bipolaridad eterna en la cual se elige la disyuntiva binaria menos optada para contraponerla a la bovinamente aceptada por el vulgo. Y como todo es bipolar en el Universo, desde la estructura del átomo hasta la especulación metafísica, la alternativa del rebelde siempre tiene legitimidad. Pero como es la alternativa menos optada, también siempre carga con la condena de lo increíble y con el riesgo del fracaso.

Una cosa podemos decir con casi total certeza: el rebelde es el polo opuesto al rebaño. Por eso generalmente sucumbe mientras el rebaño sobrevive; porque el rebaño es uno de los tantos trucos que inventó la Naturaleza para favorecer la supervivencia en el corto plazo. Pero el rebelde también es, al mismo tiempo, la única garantía de esa supervivencia en el largo plazo porque es el único que no se aviene a perdurar sino que se atreve a ensayar formas distintas y diferentes de sobre-vivir – es decir: vivir por sobre y más allá de lo inmediato y lo obvio – con lo que es el único que descubre formas de supervivencia en un entorno constantemente cambiante.

Sin los rebeldes, la adaptación funcional del hombre ya hubiese sido total hace más de dos millones de años. Y, de haberse producido, la especie Homo hubiera seguido el mismo destino de los grandes saurios. La ventaja de los homínidos residió en que, entre ellos, seguramente hubo muchos rebeldes mientras que entre los dinosaurios sólo hubo conformistas. Por eso los grandes saurios dominaron el planeta y no cambiaron hasta que el mundo cambió. Con ello, incapaces de adaptarse a un medio cambiado, no les quedó más alternativa que conformarse con su propia extinción.

No es tan seguro que el rebelde rechace realmente el Orden sobre el que está fundado el mundo al cual fue arrojado por el destino. Lo que sucede es que el concepto del orden – quizás hasta incluso el del Orden Natural – no es algo estático. El orden, todo orden, no es sino la resultante de un delicado equilibrio entre estructuras relacionales de distinta dinámica. El universo no conoce equilibrios estáticos. La estática es una abstracción de la Física analítica humana. El bloque de granito que descansa pesadamente sobre la plana superficie de un desierto está, en realidad, viajando a miles o millones de kilómetros por segundo sobre las espaldas de un globo terrestre que hace cientos de millones de años que gira sobre sí mismo, rotando alrededor del sol y navegando en una galaxia que se desplaza hacia algún lugar del Universo. Un Universo que no conoce ni las líneas rectas ni, precisamente, las estructuras estáticas. Un Universo que puede parecer estático en algunos de sus rincones pero es porque en ellos los procesos tardan millones de años y resultan aparentemente eternos comparados con la duración de una vida humana.

El rebelde no se alza contra las leyes de la Naturaleza. No arremete contra la dinámica cósmica esencial. Todo lo contrario: es, probablemente, su más destacado representante y portavoz. Su rebelión es justamente contra aquel otro orden, artificialmente estático y anquilosado, que tanto aman los conformistas del rebaño quienes hasta lo encapsulan con pretensiones de inalterabilidad dogmática.

El rebelde es aquél que, cuando todos dicen: "Eso no se puede" levanta la cabeza, sonríe desafiante y pregunta: "¿Por qué no?" Y cuando todos apuestan, escépticos,  por un "...a que no!", el rebelde es aquél al que le brillan los ojos en una agresiva apuesta por un "¡... a que sí!"

El reto del rebelde es siempre un reto al rebaño y sólo excepcionalmente un reto al destino. El desafiar hasta al destino implica, casi necesariamente, un fin catastrófico. Y eso es algo que está más en consonancia con la naturaleza del héroe porque, si bien todo héroe es – necesariamente – también un rebelde, no todos los rebeldes han sido – necesariamente – también unos héroes. El héroe intenta lo imposible motivado por un impulso que lo lleva a tratar de defender, ayudar, salvar, rescatar, torcer el rumbo (negativo) previsible de los acontecimientos. El rebelde intenta lo imposible simplemente por el placer del desafío de demostrar que era posible aquello que todos creían imposible. El rebelde es un aventurero; el héroe es un servidor. Muy en el fondo, la gesta del héroe es un drama; la del rebelde es siempre una epopeya.  Los rebeldes se transforman en leyenda; los héroes en mito.

Sin embargo, la exaltación del rebelde debería tener sus límites. Porque, por ejemplo, la rebeldía sin objetivo, la rebeldía por la rebeldía misma, conduce a la esterilidad de la anarquía; una anarquía que nunca es imposible pero siempre es letal y destruye a las sociedades en las que se instala. El "rebelde sin causa" solo es un simple contestatario, un mero protestón negativo que se enfurruña con su entorno y se enoja por los límites que toda convivencia humana impone. Es un caprichoso que – empleando la metáfora de Jünger – pretende vivir como si hubiera "ido al bosque" pero sin ir al bosque. Y, lo más esencial de todo: le falta ese "¡... a que sí!" que caracteriza al auténtico rebelde.

Ernst Jünger
Por otra parte, también es inocultable que los rebeldes suelen ser malos revolucionarios. El revolucionario clásico persigue siempre un proyecto más o menos estructurado de cambio. La revolución requiere disciplina, organización, jerarquías, estrategias, tácticas, metas y objetivos. La rebelión requiere pasión y porfía. La revolución es una tarea de equipos. La rebelión es cosa de lobos solitarios. El revolucionario llega a la acción en un, a veces lento, proceso de autoconvicción y por necesidad de ser consecuente con su propuesta. El rebelde llega a la acción desde que nace. No puede ser otra cosa que acción y llega a esa acción impulsado solamente por la necesidad de ser consecuente consigo mismo.

Por eso no es cierto que el estilo del rebelde sea la guerrilla. Hasta para una guerrilla hace falta capacidad de organización, principio de mando y visión estratégica. El rebelde no es un guerrillero; es un francotirador. Y, para colmo, uno de esos francotiradores de los cuales uno nunca podrá estar muy seguro de para qué lado saldrá disparando...

La crítica a la visión que personas como, por ejemplo, Jünger o Camus tienen del rebelde podría centrarse en señalar la poca profundidad con la que tratan sus defectos. [1] Hay en estos pensadores algo así como una especie de ensalzamiento del rebelde que, en última instancia, resulta un poco abusiva. No todo es tan admirable en la rebeldía. Por de pronto, el rebelde puede ser buen amigo – y de hecho generalmente lo es. Pero es mal compañero y mal camarada porque su epopeya es unipersonal. Con lo cual puede volverse altamente impredecible o bien, por decirlo en forma más específica y menos amable: altamente irresponsable.

Comparado con el revolucionario, el rebelde no es confiable. Ni siquiera es necesariamente constante. Es aquél que enfrentará al enemigo y, ocasionalmente, puede ser que halle formas geniales y novedosas de enfrentarlo. Pero lo hará cuando le dé su soberana real gana, del modo en que le dé la gana y, sobre todo, si le da la gana. Será siempre incapaz de subordinar su porfía a un conjunto cuya voluntad ha sido puesta lealmente al servicio de una conducción con honor. Podrá ser la estrella del equipo, pero jamás su capitán; el soldado más condecorado de la división; pero también el más sancionado y jamás su general. No sirve para mandar. No sirve para organizar. No sirve para construir un proyecto, ladrillo a ladrillo, con constancia y con perseverancia.

El rebelde no es un constructor de estructuras nuevas. Es un peligroso destructor de estructuras obsoletas y puede ser un genial diseñador de alternativas y soluciones nuevas. Pero no es capaz del esfuerzo constante que requiere casi siempre la monótona tarea de construirlas. Es capaz de combatir por esas soluciones alternativas. Pero carece de la constancia y de la disciplina necesarias para construirlas.

La rebeldía es el rasgo juvenil y hasta infantil de la revolución. El aspecto negativo del rebelde es el infantilismo revolucionario. Ese empecinamiento en demostrar la posibilidad de lo que todos creen imposible, aunque más no sea para hacer rabiar al rebaño. Un empecinamiento que es admirable y respetable en su epopeya pero útil tan solo cuando los verdaderos revolucionarios terminan demostrando la real viabilidad de la alternativa haciéndola perdurar a través del tiempo incluso en beneficio de quienes al principio negaban su posibilidad.

Como Jünger sugiere, el rebelde es un hijo del bosque. Lo que sucede es que se pierde con demasiada facilidad por los senderos que atraviesan los tupidos bosques de Utopía. Despojar a lo utópico de sus rasgos inviables y convertir la utopía en un proyecto factible es tarea del revolucionario. Para eso, el revolucionario también debe haber "ido al bosque" y también debe haber conocido el fuego sagrado de los lugares consagrados que se esconden en todos los bosques. Sin embargo, la llama sagrada significa algo distinto para cada uno de ellos. El rebelde le roba el fuego a los Dioses y termina castigado por ellos porque no puede hacer más que entregárselo a otros hombres. Luego, el revolucionario usará el fuego de Prometeo para templar el acero de su espada y para liberar la energía encerrada en la madera de los árboles del bosque, transmutándola en esa fuerza impulsora que precisan las grandes obras.

De hecho, ese fuego es el único que sirve para templar espadas y para alimentar las calderas de las locomotoras de la Historia. Con ello y al final, son siempre los auténticos revolucionarios los que terminan construyendo nuevos mundos mientras los rebeldes ingresan en los anales de la inmortalidad como estupendos precursores. Que no es poco. Quizás sea justo decir que el rebelde es tanto la brújula que le permite al revolucionario establecer su rumbo como la inspiración metafísica que le permite a la revolución crear nuevas realidades. Que, decididamente, es mucho.

Con todo, aun así es cierto que cuesta un poco admitir las limitaciones del rebelde y las restricciones de la rebelión.

Quizás porque la rebeldía siempre tiene mucho de adolescencia y ningún hombre íntegro puede traicionar las pasiones y las convicciones con las que construyó su primera cosmovisión. Los peores traidores son aquellos que traicionan los ideales de su juventud. Los revolucionarios, a veces, traicionan de esa manera. Los verdaderos rebeldes no hacen eso. Jamás.

En el corazón de todo rebelde siempre arderá el fuego sagrado de su juventud. Una vez encendida en el lugar adecuado, esa llama resulta imposible de apagar. Por eso los auténticos rebeldes poseen ese don especial que los antiguos griegos llamaban carisma. Ese es justamente el secreto y el misterio del fuego que Prometeo robó del Olimpo. Quien sienta arder ese fuego dentro de sí estará siempre más cerca de los Dioses que todo el resto de los demás mortales.

Quien sepa combinar y dominar ese fuego con la alquimia de su sabiduría y de su templanza, será revolucionario. Pero quien viva con ese fuego quemándole las entrañas, será rebelde.

Y nunca podrá dejar de serlo.

Ni siquiera si los Dioses deciden castigarlo por su soberbia, encadenándolo a la roca de la angustia por toda la eternidad.

---------------------------------------------------------
NOTAS

[1])- Cf. Ernst Jünger, Tratado del Rebelde, Albert Camus, El Hombre Rebelde




martes, 14 de febrero de 2017

MASACRE DE CRISTIANOS

Manteniéndonos callados acerca del mal,
enterrándolo tan profundamente dentro de  nosotros mismos
que no quedan ni rastros del mismo en la superficie,
estamos implantándolo y resurgirá de un modo mil veces mayor
en el futuro. Si no castigamos ni reprochamos a quienes cultivan el mal,
no solo estaremos simplemente protegiendo su trivial ancianidad;
estaremos destruyendo los fundamentos de la justicia
debajo de las futuras generaciones.
Alexander Solyenitsin

Nuestro papel no es el de dominar todas las mareas del mundo
sino el de hacer lo que está en nosotros para beneficio de los años
en los que estamos colocados. Debemos arrancar el mal
de los campos que conocemos, de modo que quienes vivan
después de nosotros  tengan una tierra limpia para labrar.
No obstante, el clima que les tocará, ya no depende de nosotros.
J.R.R. Tolkien

Si alguien afirmara que en los últimos 200 años la religión más denostada, combatida y hasta perseguida ha sido el cristianismo probablemente no estaría demasiado lejos de la verdad. Entre el desprestigio sistemático del ateísmo materialista, la hostilidad de otras religiones y la persecución directa, incluso letal, de ateos asiáticos y fanáticos musulmanes, hoy puede decirse que el cristianismo es la religión más perseguida de la tierra.

¿No me creen?

Les ofrezco una pequeña y muy incompleta – MUY incompleta – lista de atrocidades de tan solo dos años y medio. Les adelanto que no es ningún un placer leerla y el salvajismo reiterado hasta puede saturar y volverse aburrido. Pero vaya una reducidísima muestra de hechos concretos, tanto como para tener al menos una somera idea acerca de qué estamos hablando.

********************

24 de Setiembre de 2013  [1] - Atentado suicida en la iglesia católica de Todos los Santos de Peshawar, Pakistán. 82 muertos y 140 heridos, varios de los cuales fallecieron después en los hospitales. [2]

14 de noviembre 2013 - Masacre de cristianos en Siria. En dos fosas comunes de la ciudad de Sadad se descubren los cuerpos de civiles cristianos, incluyendo mujeres y niños, asesinados por las milicias islamistas. El número de civiles cristianos confirmados muertos en esa ciudad llega a 45.  Muchos más están heridos y varios han desaparecido. Según testigos presenciales, muchos de los civiles fueron asesinados por bandas de milicias de “Frente Al- Nusra” y “al-Daash “. La ciudad ha sido completamente destruida y saqueada. Algunos se habían refugiado en la Iglesia Ortodoxa Siria de San Teodoro, que fue profanada. El arzobispo Boutros Selwanos Alnemeh dijo: ”Lo que pasó en Sadad es la masacre más grave y más grande de los cristianos en Siria en los últimos dos años y medio … 45 civiles inocentes fueron martirizados por ninguna razón, y entre ellos varias mujeres y niños, muchos arrojados en fosas comunes.” Otros civiles fueron amenazados y aterrorizados. [3]

11 de marzo 2014 - Corea del Norte ordena la ejecución de 33 cristianos acusados de tener contactos con misiones en Corea del Sur, supuestamente para un “intento de derrocar al gobierno” según la sentencia de Kim Jong-Un. [4]

1 de mayo de 2014 - Crucifixión de cristianos en Siria. En la Ciudad de al-Raqqa (Siria) el ISIS ejecuta en crucifixión a 7 Cristianos. [5]

3 julio 2014 - Crucifixión de cristianos. En Siria, nueve cristianos son crucificados por su fe. [6]


15 de marzo de 2015 - Ataque con explosivos a iglesias cristianas en Pakistán.  En Lahore dos suicidas musulmanes atacan con explosivos un templo protestante y la iglesia católica de San Juan. En esta última causan 20 muertos y 80 heridos. La tragedia no fue mayor porque Akash Bashir, un joven salesiano, puso su cuerpo para impedir que los terroristas ingresaran en plena Misa. [7]


20 de abril 2015 - Ejecución de cristianos en Etiopía. El terrorismo islámico difunde un vídeo en el que muestra la ejecución de al menos 16 etíopes con un disparo en la cabeza y de otros 12 que son decapitados, todos ellos acusados de ser cristianos. [8]

6 octubre 2015  - Crucifixión y mutilación de un niño cristiano de 12 años en Siria. Miembros del ISIS crucifican a un niño de 12 años después de cortarle la punta de los dedos en presencia de su padre. En un poblado cerca de Aleppo, el grupo terrorista intenta forzar a cristianos sirios a convertirse al Islam. [9]

16 octubre 2015 - Once misioneros cristianos son crucificados y decapitados en Siria, cerca de Aleppo. [10]


18/septiembre/2015 - Niños cristianos en Iraq son crucificados y enterrados vivos por el ISIS - La comunidad cristiana sufre la salvaje persecución de los yihadistas. (...)  algunas niñas son vendidas en mercados como esclavas sexuales y muchos niños son asesinados, crucificados o enterrados vivos. (...) El número de cristianos en Irak ha caído de aproximadamente 1,5 millones en 2003 a entre 350.000 y 450.000 en 2015. Se estima que ya representan menos del 1% de los habitantes del país.[11]


18 Abril 2016 - Jóvenes cristianos sirios crucificados por su fe. Una monja siria informa que dos jóvenes procedentes de Maaloula fueron crucificados por los yihadistas debido a que se rehusaron a abandonar su fe. [12]

*******************

Son salvajadas que no pueden barrerse bajo la alfombra con la consabida excusa de tildarlas de "hechos aislados". Reitero lo que advertí al principio: la muestra expuesta más arriba es solamente una pequeñísima parte de lo realmente ocurrido durante el período considerado. El cuadro completo es mucho más sangriento y tenebroso.

La verdad es que los muertos a manos de los fanáticos del ISIS no se cuentan por decenas o por centenas sino por cientos de miles y entre ellos hay muchos, muchos, cristianos. Y los del ISIS no son los únicos dedicados a perseguir y matar cristianos. De hecho, en donde más se los persigue es en Corea del Norte.

Un trabajo que vienen haciendo desde hace muchos años los equipos de investigadores de la organización "Puertas Abiertas" (Open Doors International con la ayuda de la unidad de investigación del World Watch Research) revela justamente eso: [13]
LMP = "Lista Mundial de Persecución"


La conclusión de las investigaciones para el año 2016 revela que:
Según las estimaciones de "Puertas Abiertas", aproximadamente, 215 millones de cristianos dentro de los 50 países que componen la Lista Mundial de la Persecución (LMP) 2017 experimentan un nivel "alto, muy alto o extremo" de persecución a causa de su fe. Esto quiere decir que 1 de cada 12 cristianos en el mundo experimenta persecución al día de hoy. (...)
Los siguientes son algunos de los datos que se desprenden del nuevo estudio sobre el total de cristianos perseguidos en el mundo:
  • La mitad de estos 215 millones de cristianos perseguidos se concentra en solo 4 países: India, Etiopía, Nigeria y China.
  • Solo en Asia el número de cristianos perseguidos es de 100 millones, aproximadamente.
  • En 21 de los 50 países que componen la Lista Mundial de la Persecución, el 100% de la población cristiana se enfrenta a persecución. Es decir, que cada cristiano en estos 21 países experimenta, como mínimo, un "alto" nivel de persecución.
  • La población cristiana de la mayoría de países de la LMP 2017 son una minoría vulnerable. En 41 de los 50 países suponen menos del 15% de la población total y, de estos 41, en 27 países son menos del 5% de la población total.
  • La población total de los 50 países de la LMP 2017 suma 4.800 millones según estimaciones de las Naciones Unidas, pero el porcentaje de cristianos en estos países significa solo el 13%, confirmando su estatus de minoría. De este 13%, Puertas Abiertas estima que el 33% (1 de cada 3) experimenta, como mínimo, un nivel "alto" de persecución.
Este número de 215 millones de cristianos perseguidos no debe entenderse como el número total global, el cual ascendería si tuviésemos en consideración los países que no han entrado en la lista de 50 de la Lista Mundial de la Persecución.
Para la definición de persecución, Puertas Abiertas ha contado solo las categorías (estipuladas en la metodología para la LMP) de persecución "alta", "muy alta" y "extrema". En los cuestionarios proporcionados a las fuentes locales, la persecución "alta" se da cuando el resultado es entre 41 y 60 puntos sobre 100; la persecución "muy alta" se da cuando el resultado es entre 61 y 80 puntos sobre 100; y la persecución "extrema" se da cuando el resultado es entre 81 y 100 puntos sobre 100. Los resultados han sido estimados según cada país a nivel provincial o subnacional. Si esta estimación llega, por ejemplo, con el calificativo medio de persecución "alta", la población cristiana de la región es considerada con el mismo nivel de persecución, especialmente cuando todas las categorías de cristianos sufren por igual de una u otra forma. [14]
*******************
Doscientos quince millones de cristianos expuestos a presiones, persecuciones y ataques no es un número que pueda esconderse o minimizarse fácilmente. Y, sin embargo, gracias al tratamiento que los medios masivos de difusión le han dado a las noticias y gracias a las principales autoridades cristianas que se han mantenido en un muy discreto silencio ante una enorme cantidad de hechos – en todo caso, no dándole a esta masacre casi nunca la real importancia que se merece – eso es exactamente lo que se ha conseguido: cada tanto las personas se enteran de alguna bestialidad, pero como nadie lleva el registro de la cronología de los sucesos, parecería ser que se trata solo de hechos aislados.

Y no lo son.

No es cuestión de caer en la paranoia de las teorías conspirativas y empezar a imaginar que se trata de acciones planificadas. Es muy poco probable que estas persecuciones y masacres sean metódicamente planificadas, pero no por eso dejan de ser sistemáticas.


Hay regiones en el mundo en donde los representantes de ciertas ideologías ateas o de ciertos fanatismos religiosos han decidido erradicar al cristianismo y proceden sistemáticamente a hacerlo en donde pueden y en cuanto se les da la oportunidad. Por su parte, el  cristianismo actual no consigue juntar el coraje y los medios suficientes para hacerles frente. Ésa es la situación.

Es curioso pero quien ya hacia fines de agosto de 2014 se hacía la pregunta de quién saldría en defensa de los cristianos era Ronald S. Lauder, el presidente del Consejo Judío Mundial. Es cierto que en el artículo que publicó en su momento el New York Times fue bastante transparente su intención de equiparar los ataques a los cristianos con los dirigidos contra Israel. En el trasfondo, la sugerencia fue que cristianos e israelíes tendrían que luchar juntos en este conflicto. En otras palabras: Lauder estaba buscando aliados para fortalecer la posición israelí. Algo que, seamos honestos, nadie le puede echar en cara porque al fin y al cabo ése es parte del trabajo de un presidente del Consejo Judío Mundial.

Pero, más allá de posicionamientos estratégicos y de intereses políticos, es interesante constatar cómo hasta un alto dirigente judío percibe el silencio que rodea a todo el martirio cristiano. En las propias palabras de Lauder:
"¿Quién se alzará en defensa de los cristianos? ¿Por qué el mundo calla mientras los cristianos son exterminados en Oriente Medio y en África? (...) la bárbara masacre de miles y miles de cristianos es contemplada con indiferencia.
Oriente Medio y parte de África central están perdiendo la totalidad de sus comunidades cristianas, comunidades que han vivido en paz durante siglos. El grupo terrorista Boko Haram ha secuestrado y asesinado a cientos de cristianos este año, arrasando hace unos quince días la ciudad de Gwoza, predominantemente cristiana, situada en el estado de Borno, en el noreste de Nigeria. Medio millón de árabes cristianos han sido expulsados de Siria durante la guerra civil que dura ya desde hace más de tres años. Los cristianos son perseguidos y asesinados en países desde Líbano a Sudán.
Los historiadores recordarán este periodo y se preguntarán si las personas habían perdido su norte. Algunos reporteros han viajado a Iraq para ser testigos de la ola de terror de tipo nazi que está asolando el país. Las Naciones Unidas se han mantenido en silencio la mayor parte del tiempo. Los líderes mundiales parecen estar obsesionados con otros asuntos en este extraño verano de 2014. No hay flotillas viajando a Siria o Iraq. ¿Por qué la masacre de cristianos no activa las antenas sociales de las bellas celebridades y las avejentadas estrellas del rock? [15]
¿Por qué ese silencio? Dejemos las hipocresías de lado: muchos cristianos callan porque sienten que tienen la conciencia sucia. Si cristianos como George W. Bush invaden Iraq bajo el pretexto de armas de destrucción masiva que nunca existieron, producen un verdadero desastre, matan a todos los que se les ponen por delante, bombardean a todo el resto, derrocan al gobierno a tiro limpio, ejecutan al Jefe de Estado y después, a las patadas y flotando sobre un mar de petróleo, pretenden imponer una democracia al estilo norteamericano, bueno... no es precisamente un milagro que en Iraq – y por extensión en gran parte del mundo islámico – la palabra "cristiano" se haya convertido en mala palabra.

Nosotros tampoco somos tan inocentes como muchas veces nos creemos. Está bien que la enorme mayoría de nosotros no tuvo nada que ver con Bush y la patota norteamericano-internacional que destruyó Iraq. Usted y yo, estimado lector, somos completamente inocentes, al igual que millones de personas en Occidente que nunca participaron, ni apoyaron, ni condonaron la devastación cometida por los norteamericanos y sus aliados.  Pero vayan y traten de decírselo a la gente de Bagdad de tal modo que lo entiendan. No les pronostico grandes éxitos.

Por aquellos lares, ante el musulmán promedio – ése musulmán normal común y corriente que trabajaba en lo que podía, atendía a su familia y trataba de sobrevivir lo mejor posible –  la palabra "cristiano" es sinónimo de bombas, destrucción, y muerte. Quizás incluso de torturas, maltratos y desprecios si es que tuvo la mala suerte de pasar por Abu Ghraib o algún lugar parecido. Y para muchos musulmanes cultos – para quienes la religión no es un oscurantismo individual de segunda categoría – el "occidente cristiano" actual es sinónimo de drogadictos, homosexuales, pornografía, lujuria, degeneraciones,  mafias, anarquía, corrupción y una larga lista adicional de lacras.

Estaría en nosotros demostrarles que no es tan así. Pero, ¿podríamos? Al fin y al cabo, ¿qué tan cristiano es hoy el "Occidente Cristiano"? ¿Qué tan comprometidos están los cristianos actuales con el mensaje de ese Cristo crucificado hace 2000 años? ¿Por qué el Vaticano no condenó explícitamente y no se desvinculó de forma clara y terminante del desastre que los fundamentalistas cristianos protestantes, con Bush a la cabeza, estaban haciendo en Iraq? ¿Por qué el papa nunca salió a defender a los cristianos perseguidos y masacrados con el mismo énfasis y con el mismo entusiasmo con el que defiende a los pobres y a los marginados? Si soy pobre, ¿soy también más digno de misericordia que si soy cristiano y estoy expuesto a ser crucificado o decapitado por unos herejes completamente enloquecidos de fanatismo?

¿Podríamos demostrarles a los no-cristianos que el auténtico cristianismo no tiene nada que ver con todo lo decadente si nuestros dirigentes, nuestras autoridades, nuestros intelectuales y nuestros líderes – incluso los religiosos – no solamente no nos ayudan y no dan el ejemplo sino que predican y practican justo todo lo contrario? Difícilmente. Y si preguntamos por qué no nos ayudan, la respuesta nos conduce de regreso al principio: es porque tienen la conciencia sucia. Porque la gran mayoría de todos ellos tiene varios esqueletos en el ropero y aun aquellos que no necesariamente los tienen están más preocupados por su popularidad y por su imagen que por extirpar de nuestra cultura el Mal que la está destruyendo.

No tenemos por qué aceptar mansamente el ataque del Islam. No tenemos por qué aceptar el papel de ovejas que van al matadero y esperar pasivamente a que un asesino demente se ate al cuerpo unos cuantos explosivos y nos haga volar a todos por los aires. No tenemos por qué esperar a que aparezca de pronto un talibán con una AK-47 tirando para todos lados y mate a mansalva a cualquiera que se le cruce.

Pero tampoco tenemos por qué aceptar que la corrupción y la decadencia nos gobiernen y que arrastren a la ruina a gran parte de nuestras propias sociedades. Tenemos que aprender a combatir el Mal que nos está hundiendo y que nos ataca desde adentro. Debemos hacerlo a fin de tener la autoridad moral necesaria para combatir el Mal que nos ataca desde afuera.

El hecho es que más temprano que tarde tendremos que decidirnos a hacerle frente al Mal. 

No tenemos otra alternativa.

Porque, como ya se dijo infinidad de veces, para que el Mal triunfe y nos aplaste a todos,  lo único que tenemos que hacer es no hacer nada.


 *******************


NOTAS
-------------------------------
1)- Las fechas se refieren al momento de la publicación de la noticia; no necesariamente coinciden exactamente con la fecha del suceso.
2)- http://www.abc.com.py/internacionales/pakistan-conmocionado-por-peor-matanza-de-cristianos-de-su-historia-620823.html
3)- http://www.codigoabierto360.com/2013/11/ejercito-sirio-libera-otra-importante-ciudad-y-descubren-nuevas-matanzas-de-cristianos/
4)- http://protestantedigital.com/internacional/30745/Corea_del_Norte_ordena_la_ejecucion_de_33_cristianos
5)- http://jihad-e-informacion.blogspot.com.ar/2014/05/siria-ejecutaron-en-crucifixion-7.html
6)- http://www.acontecercristiano.net/2014/07/rebeldes-islamistas-crucifican-nueve.html
7)- https://www.aciprensa.com/noticias/etiquetas/cristianos-perseguidos/
8)- http://www.larazon.es/internacional/el-ei-difunde-un-video-de-una-nueva-matanza-de-cristianos-DD9489014
9)- http://www.mirror.co.uk/news/world-news/isis-thugs-crucify-christian-boy-6581572
10)- https://totosalcedo.com/2015/10/16/11-misioneros-cristianos-crucificados-y-decapitados/
11)- http://www.actualidadcristiana.net/2015/09/cruda-realidad-ninos-cristianos-en-iraq.html
12)- http://www.noticiacristiana.com/sociedad/persecuciones/2014/04/dos-cristianos-son-crucificados-en-siria-por-no-renunciar-a-su-fe-en-jesus.html
13)- https://www.puertasabiertas.org/persecucion/listamundial/
La metodología utilizada se halla explicada en: https://www.puertasabiertas.org/persecucion/lmp_mas_informacion/Metodologia_LMP/
14)- https://www.puertasabiertas.org/persecucion/lmp_mas_informacion/215millones
15)- http://www.religionenlibertad.com/el-presidente-del-consejo-judio-mundial-quien-se-alzara-en-defensa-37294.htm

viernes, 10 de febrero de 2017

¡TETAZO!

Las chicas que dicen que todo lo
que los hombres quieren es sexo
son por lo general aquellas que
solo tienen eso para ofrecer.
Dominic Amali

Todo empezó en Necochea.

Tres mujeres confundieron las playas de Necochea con Saint Tropez y se sacaron los corpiños a fin de tomar sol con el torso desnudo.

¡Para qué! Se armó un despiporre de tal magnitud que convocó, en calidad de necesidad y urgencia nacional, a nada menos que 20 policías y 6 patrulleros. [1]

Aunque supongo que la pronta y masiva concurrencia de los sacrificados agentes del orden se debió más que nada a que ninguno se quiso perder el espectáculo. Hasta me animo a imaginarme el diálogo entre uno de los patrulleros y su central de comunicaciones:

-- QSL central pero solicito confirmación. ¿Tres femeninas sin corpiño?
-- Afirmativo móvil 246. – (conteniendo apenas la risa:) – Es lo que nos denunciaron personas en el área.
 -- (Visiblemente entusiasmado) OK. QSL central. ¡Vamos para allá! – (al chofer del patrullero y fuera de micrófono:)  ¿Oíste? ¡Tres minas en bolas! ¡Dale; metele! Eso no me lo quiero perder.

Y, como todos estaban intercomunicados, en menos de dos minutos se armó todo un malón de policías ávidos por realizar una exhaustiva inspección ocular in situ.

Interesante, en todo caso, fue el diálogo entre la policía y las señoras. En un momento dado, una de ellas lanza: “No es exhibicionismo. No queremos mostrar las tetas para que vengan a mirar”. [2]

No consta qué le respondió el policía mientras un turista – probablemente para quedar bien con su algo ajada esposa ¬– exigía a gritos – y con los ojos desorbitados de tanto voyeurismo  – que esposaran a las mujeres y las llevaran detenidas.  [3] Pero la respuesta policial lógica hubiera sido, sin duda alguna: “Si no querés que te las vengan a mirar, ¿para qué las andás mostrando?”  Aunque reconozco que, en términos filosóficos, es una pregunta un tanto demasiado abstracta para un policía de la bonaerense.

Quizás también lo sería para la dueña de las tetas.

La cuestión es que eso fue en Necochea allá por el 28 de Enero. Pero no terminó ahí. Las grandes estrategas del feminismo local recordaron de pronto que las tetas siempre fueron un buen recurso mediático y decidieron usar las propias para lograr un poco de audiencia.  En consecuencia, el martes 7 de febrero, la cosa continuó en el obelisco de Buenos Aires con una manifestación que las propias organizadoras bautizaron como "El Tetazo".

Estuvieron todos y todas: los/las LGBT, el MST de la Nueva Izquierda, las Lesbianas,  la agrupación  "Agitaciones Contra el Acoso Callejero ", la Izquierda Revolucionaria, el PDT y por lo menos unos treinta sellos de goma más. Hasta el Centro de Estudiantes de Veterinaria de la UBA estuvo con su pancarta [4] . Todavía no se sabe si fue por interés profesional o por apoyo solidario para cubrir eventuales casos de necesidad, pero la cosa es que los veterinarios y las veterinarias también dieron su presente.

Como era de esperar, el espectáculo fue de lo más divertido. Lo que se dice una verdadera exhibición de tetas de todas las formas, tamaños y protuberancias. Algunas de las niñas – objetividad obliga – fueron realmente muy bonitas; hay que darle al César lo que es del César y a la teta lo que es de la teta.  Pero otras ... ¡Ay! ¿Qué quieren que les diga? Digámoslo lo más suavemente posible: hacían recordar los jardines colgantes de Babilonia. Si sus dueñas no levantaban el brazo haciendo la "V" de la victoria, se caía todo. Estrepitosamente.

Ahí es donde uno empieza a entender el por qué del fenomenal negocio de los cirujanos plásticos y de la industria de la silicona. Realmente cumplen una función social. Es que a muchas de estas descorpiñadas exhibidoras de sus atributos mamarios los hombres las miran porque las demás mujeres andan todas tapadas. Si absolutamente todas las mujeres anduviesen con la teutonia al aire, por lo menos a la mitad de las que fueron a manifestar al obelisco no las miraría nadie.

Por desgracia, en cuanto a la convocatoria, la cosa no salió demasiado bien. Dándose cuenta de la situación una de las chicas comentó:

-- No puedo creer que haya más hombres que mujeres.
 A lo cual la amiga le contestó:
--  ¿Qué esperabas, boluda? Era obvio. (...)

Lola Cufre, una de las organizadoras del espectáculo, fue la encargada de dar la explicación técnica en términos estrictamente académicos:

-- Está lleno de pajeros. ¿Qué te sorprende? Son pa-je-ros

Para colmo, no solamente estaba lleno de hombres sino que en las fotos difundidas por los diarios prácticamente no aparece casi nadie que no tenga una máquina fotográfica o al menos un celular en la mano. Ése fue el motivo por el cual lamentablemente nos perdimos de ver las tetas de la citada doña Lola Cufre. En sus propias palabras:

-- Yo vine sin corpiño y estaba dispuesta a sacarme la remera, pero no tengo ganas de aparecer desnuda en el celular de un desconocido. [5]

O sea – en plena era de cámaras digitales, iPhones y celulares multifunción – Lola va al obelisco y en medio de una manifestación le mostraría sus lolas a todo el mundo pero solamente si le garantizan que nadie le va a sacar una foto.  ¿Quién entiende a las mujeres?

¿O se trataba de mandar a otras mujeres al frente mientras ella se mantenía púdicamente tapada? Porque la que hizo algo parecido fue Vilma Ripoll del MST. La veterana Vilma apareció bien vestidita (alguien por ahí dijo "¡menos mal!") pero mandó al frente a Zulma Lobato. Es de temer que ese día el MST no cosechó demasiados votos. Es difícil – por decir lo menos – imaginarse a alguien entusiasmado por don-doña Zulma. Hasta como hombre es fulero y no mejora ni aunque doña Vilma le haga la promoción. Está bien que la ya algo vetusta izquierda marxista todavía dé para unas cuantas cosas; pero paren la mano compañeras: hasta Marx y Lenin tenían sus limitaciones. Y no se embalen: Trotzky y Gramsci también las tuvieron.

Zulma Lobato. ¡Pobre! Hasta para hombre es fulera.
 Otra de las cosas que llamó la atención fueron las activistas que, al mejor estilo Quebracho, se taparon la cara con un pudoroso pañuelo mientras exhibían orgullosas los objetos de la convocatoria. ¡Eso no vale, chicas! ¡Eso es hacer trampa! Poner las tetas sin poner la cara recuerda al avestruz que esconde la cabeza bajo la tierra pero queda con el culo al aire a la vista de todo el mundo.

Y encima, algunas consignas tampoco fueron demasiado felices. Por ejemplo, la chica que se paró sobre el capot del patrullero con un cartel que decía: "Ni Dios, Ni Patrón, Ni Marido" [6] tiene todo el derecho del mundo a tener esa opinión. Lo del patrón vaya y pase; nadie puede decir que es imprescindible. Pero si esta chica no matiza al menos un poco los otros dos ítems, lo que desgraciadamente le va a suceder es que terminará muriendo más sola que Donald Trump en la fiesta del Día del Inmigrante. 

Incluso eso de "La teta que molesta es la que no se vende" es muy, pero muy, discutible. Yo diría que es más bien al contrario. Si en la calle del barrio donde vivo todas mis vecinas anduvieran con el torso desnudo la verdad es que terminaría dándole al hecho una importancia igual a la de un fenómeno meteorológico. Pero si en esa misma calle todos los días se concentraran prostitutas y travestis semidesnudas vendiendo sus atributos y sus servicios, la verdad es que me molestaría bastante, incluso después de mucho tiempo de acostumbramiento forzado en aras de la tolerancia, la paz social, lo políticamente correcto, y los derechos humanos y gremiales de las trabajadoras del oficio más viejo del mundo. Nota al margen: aunque hay quien dice que el oficio más viejo del mundo es la política y no la prostitución, no creo que la observación cambie la esencia de las cosas. En realidad, ambas profesiones pueden considerarse democráticamente equivalentes en muchísimos casos.

Lo triste del caso es que no tendría por qué ser así. Como que no siempre fue así. Por ejemplo, las mujeres espartanas practicaban deportes en forma habitual. Y no solo lo hacían con los pechos descubiertos sino que, al igual que los hombres, lo hacían completamente desnudas. Y a nadie se le ocurría molestarlas. Si a alguien se le hubiera ocurrido la estúpida idea de hacerlo, cualquier mujer espartana podía contar con que medio regimiento de hombres saldría inmediatamente a defenderla. No en vano en cierto momento una mujer extranjera le comentó a Gorgo: "¡Ustedes, las espartanas, son las únicas que todavía tienen poder sobre los hombres!". A lo cual la espartana respondió: "¡Por supuesto! ¡Como que somos las únicas que aun traemos hombres a este mundo!". [7]  Y no se puede decir que Gorgo no sabía lo que decía. Gorgo era la esposa de Leónidas. Pero claro, para saber el peso que tiene esa frase hay que saber también quién fue y qué hizo Leónidas. Y me temo que hoy ya muchísima gente no tiene ni la más pálida idea.

Así es como se pierde una tradición. Así es como se pierde el contenido y el significado de una cultura. Así es como una burguesita escandalosa puede vociferarle al policía: "No es criminal andar en tetas. ¿A quién mata? ¿A quién roba? No me digan que es cultural. Definime cultura." [8]  Una simple consulta al diccionario de la Real Academia le hubiera aclarado que, en su segunda acepción, el término "cultura" significa simplemente: "Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico". Pues de eso se trata, de juicio crítico. Una capacidad que esa mujer seguro que no desarrolló. Y digamos la verdad: los canas tampoco; seguro que menos todavía. [9]

Occidente se está suicidando. Está tirando a la basura miles de años de sólida experiencia acumulada. No lo está haciendo en la esfera de las ciencias llamadas "duras" porque en éstas no se puede ir contra la ley de la gravedad. El que lo intenta se pega el porrazo en forma inmediata e inevitable. Pero en las ciencias sociales la situación es diferente. En ellas los efectos no siempre son inmediatos y los ignorantes creen que cualquier experimento, por más caprichoso que sea, es posible tan solo a condición de que sea deseable.

Así en Occidente se está demoliendo toda la estructura sociocultural que permitió desarrollar la única civilización que pudo empezar a explorar el espacio exterior y a poner un hombre en la luna. Ya se destruyó la filosofía, el arte, la metafísica y la religiosidad de Occidente. Ahora lo que se ataca es la estructura más básica de toda sociedad y de cualquier cultura: la familia.

Gran parte del trabajo de demolición ya está hecho. En nombre de una serie de teorías psicológicas indemostrables, sostenidas y promocionadas por los profesionales del egoísmo individualista, ya se han cuestionado y hasta negado incluso las funciones naturales básicas de hombres y de mujeres. El resultado es un desastre. Vayan y hagan una simple verificación: traten de encontrar a un psicólogo o a una psicóloga que tenga una familia normal, sólida, armónica, estable y duradera. Vayan y traten de encontrar hijos tranquilos, equilibrados, sensatos y felices en las familias conflictivas que crea en forma inevitable la constante confrontación de egoísmos e individualismos exacerbados.  Van a tener que buscar un rato largo hasta encontrar la excepción que justifica la norma. Si es que la encuentran.

Y ese materialismo hedonista nos destruye a todos. A hombres y mujeres por igual. No se trata de mostrar o tapar tetas. Eso es anecdótico y no va más allá de dar para cualquier cargada. No se trata de pudibundeces. Se trata de la condición humana y de sus requisitos naturales y necesarios. Se trata de la condición humana tal como ha evolucionado por cientos de miles y quizás millones de años y que no se puede reacomodar a piacere por meros caprichitos personales. 

Le guste o no al liberalismo, tanto de derecha como de izquierda: existe un Orden Natural en el cosmos, válido incluso para los seres humanos. Las ciencias sociales también tienen su ley de gravedad. Es la paciencia de Madre Natura. No actúa inmediatamente y con una intensidad directamente medible como la gravedad física. Pero se deja manipular solo dentro de ciertos, muy bien establecidos, límites. Al que se pasa de esos límites Madre Natura no le avisa; simplemente lo hace fracasar y, en casos extremos, lo mata. Es su forma de hacer lugar para alguien menos idiota.

Y no es una cuestión de hombres o mujeres. Menos todavía es una cuestión de hombres versus mujeres o de mujeres versus hombres. Es una cuestión de ambos en forma simultánea porque la deformación de la escala de valores no difiere esencialmente de un sexo al otro.

Mientras las euménides feministas se paseaban por el obelisco disfrutando de su fiesta de tetas, los políticos de la Casa Rosada se la pasaban contando billetes para ver si conseguían equilibrar las cuentas de la fiesta política. Por un lado algunas mujeres consideraban que el mundo será perfecto cuando los hombres queden reducidos a la categoría de biodomésticos de uso eventual al nivel de los electrodomésticos actuales ya que, en última instancia, cualquier hombre puede ser sustituido por una jeringa de inseminación artificial con semen comprado en cualquier banco de esperma. Por el otro lado, algunos hombres consideraban que el día en que la cuenta del dinero esté bien todo lo demás también estará bien en forma automática porque, aunque el amor no tenga precio, teniendo suficiente dinero hasta el amor se puede comprar hecho.

Como puede apreciarse, mucha diferencia de criterios no hay. Es el mismo egoísmo, el mismo hedonismo, la misma soberbia, la misma ignorancia y, en última instancia, la misma estupidez por ambas partes.

Con esos criterios no se puede construir una familia. Sin familias no se puede construir una sociedad. Sin una sociedad estable no se puede construir ni cultivar una cultura. Y sin cultura a la larga desaparece también la civilización.

A menos, por supuesto, que la cultura y la civilización decadentes sean conquistadas por otra cultura y todo el ciclo comience de nuevo.

Algo que ya ha sucedido muchas veces en la Historia de la humanidad.


---------------------------------------------
NOTAS:
1)- http://www.infobae.com/sociedad/2017/02/01/un-juez-avalo-el-topless-en-necochea-y-se-expreso-a-favor-del-tetazo-con-un-escrito-en-primera-persona/
2)- http://www.infobae.com/sociedad/2017/01/28/tres-mujeres-hicieron-topless-y-revolucionaron-una-playa-de-necochea/
3)- Ibid.
4)- http://www.perfil.com/orinoco-files/media/images/raw/2017/02/07/0207tetazog8-03.jpg
5)- http://www.primiciasya.com/tension-y-empujones-la-presencia-hombres-el-tetazo-polemica- tension-y-empujones-la-presencia-hombres-el-tetazo-n1336261.html
y también
http://www.infobae.com/tendencias/2017/02/07/el-tetazo-desde-adentro-entre-el-derecho-a-mostrar-el-cuerpo-los-curiosos-y-la-confusion/
6)- http://m24digital.com/wp-content/uploads/tetazo-obelisco-6.jpg
7)- Perdón por citarme a mi mismo. Sé que no es elegante, pero pueden encontrar la anécdota completa en "Los Espartanos", http://denesmartos.blogspot.com.ar/p/los-espartanos.html
8)- http://www.infobae.com/sociedad/2017/01/28/tres-mujeres-hicieron-topless-y-revolucionaron-una-playa-de-necochea/
9)- Y en su tercera acepción, según el diccionario de la RAE "cultura" significa: "Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc."