domingo, 1 de abril de 2018

A NUESTROS MUERTOS


En la tierra de Malvinas yacen 237 soldados argentinos que dieron sus vidas por la Patria.

Aun al día de hoy, a pesar de varios esfuerzos muy meritorios, todavía no se les han rendido los honores que les corresponden, así como tampoco se les ha hecho verdadera justicia a los combatientes que volvieron con vida al continente.

Es triste, y no habla nada bien de los responsables del caso. Pero, considerándolo desde una perspectiva más amplia, quizás lo más triste de todo es que la historia de los guerreros de Malvinas no es el único caso de héroes que murieron defendiendo a su Patria y que, luego, la mezquina maldad  decadente de los perversos en Occidente les negó los honores que se merecían.

Pero quienes quisieron escamotear ese reconocimiento, quienes quisieron barrer bajo la alfombra el mérito del heroísmo y el sacrificio extremo de los que asumieron el destino de morir para que la Patria viva, no contaron con la existencia de una clase muy rara de seres humanos que alzarían la voz para que, muertos los guerreros, su gloria no muera.

No contaron con nosotros, los poetas.

No contaron con las mujeres y los hombres que alzarían su voz hecha poesía para condecorar a esos inmortales guerreros con medallas de versos eternos escritos entre lágrimas. No contaron con los testigos insobornables que, al igual que los viejos juglares, cantarían las odas épicas y las elegías de todas las batallas en las que Occidente trató de defender sus valores, su fe en lo sagrado, su cultura, su estilo de vida y, no en última instancia, su mera supervivencia.

El poema que reproduzco aquí no fue escrito pensando en los héroes de Malvinas. La poetisa que lo compuso falleció doce años antes de esa gesta, pero lo escribió pensando en una guerra en la cual muchos héroes, al final, tuvieron un destino igual de triste e igual de injusto que los 237 que duermen el sueño eterno en la turba de Malvinas.

Vaya pues esta poesía como homenaje a los caídos. A todos ellos. A todos los que dieron la vida en las batallas de una guerra que no ha terminado.

Porque la guerra continúa.

Porque -- aunque los buitres quisieran ocultárselo a todo el mundo -- a pesar de las deserciones, los silencios y las traiciones que denuncia esta poesía, todavía quedamos varios que seguimos peleando.

Porque solo está vencido el que se rinde y la palabra "rendición" simplemente no figura en nuestro diccionario.


NUESTROS MUERTOS

Ursel Peter (1923-1970)

¡Viento!

Si vas hacia el Este, por estepas y pantanos
y sigues hasta la ribera del río de los fuertes remeros,
saluda a nuestros muertos en tierra lejana enterrados;
saluda a esos héroes; a nuestros grandes guerreros.

Diles que en casa ya florecen las amapolas,
que en el manzano los estorninos ya hacen cabriolas;
fuerte y alto crece el trébol nuevo en el campo;
vuelan las alondras y en nada varió su canto.

Viento, díselo a los muertos
Dilo en voz baja y con gran moderación.
Viento, no olvides
que amaron a su Patria con enorme pasión.

¡Estrellas!

Cuando hacia el Norte vean la tierra helada
y sientan su profundo dolor,
saluden a nuestros muertos,
a los héroes bajo la limpia nieve de blanco color.
Díganles que en casa ya juegan todos los niños
y el viento, callado, los mima con suaves cariños.

Los campos ya se perfuman y ondulan los brotes del cereal,
la tierra ya brilla con su mejor verde primaveral.
Estrellas, díganlo a los muertos que descansan en el hielo boreal.
Y no olviden
que ellos amaron la Patria, siempre, hasta el amargo final.

¡Sol!

Si vas para el Oeste hasta el borde de las playas
y más allá hasta el oscuro mar,
saluda  allí a los muertos que callan,
a esos héroes que no pudimos enterrar.

Diles que en casa comienza la más hermosa estación,
que a la sombra del bosque los pájaros ya ensayan su canción,
que las magnolias se lucen y se mecen los dientes de león
y brillantes colores adornan a los prados en flor.
Sol, dile eso a los muertos que descansan en las playas y en el mar
a ellos, que tanto supieron a la Patria amar.

¡Luna!

Si vas para el Sur, cuando veas el largo río
y la ardiente tierra de un paisaje casi muerto,
saluda a nuestros caídos allá,
a los héroes de las arenas del desierto.

Diles que en casa todavía se oye como 
murmura leyendas tristes de otros tiempos la fuente;
que las peonías se yerguen junto al cerco del frente
y las mujeres miran aun a lo lejos y todavía se sobresaltan
cada vez que creen ver venir a alguno de los que faltan.

Luna, dile a los muertos que el desierto está vacío y mudo;
No lo olvides:
¡tanto amaron a la Patria que se fueron sin un saludo!

Luna y querida luz del sol,
solo hay una cosa que, por cierto,
jamás deben decirle a ningún soldado.
Estrellas brillantes y suave viento,
mantengan bajo siete sellos guardado
que luego del combate, algunos aun hemos peleado
otros desertaron...  y el resto nos ha traicionado.


Traducción de Denes Martos
2 de Abril de 2018



sábado, 24 de marzo de 2018

EL VIEJO SOLDADO

Un poema de Frank Rennicke
Traducción de Denes Martos


Regresé lisiado de la guerra y del cautiverio,
el destino me tomó la palabra.
Si hoy pudiera cambiarlo todo, no lo haría.
y con mis últimas fuerzas afirmo rotundo:
he visto a Tobruk y a Narvik
y he estado en los países más lejanos del mundo.

Si tranquilo en casa me hubiera quedado,
me habría ahorrado muchas cosas amargas.
Más de un formulario habría llenado
y habría mantenido mis hijos y mi casa.
Pero de no haber experimentado
la garra de la angustia letal y cruda
no sabría hasta qué punto
eleva al hombre la miseria desnuda.

Fui soldado y lo sigo siendo todavía.
A pesar de las prótesis y una pensión de mendigo,
mi convicción ha seguido siendo la misma.
Aunque todo en la miseria se haya hundido ,
el Reich, mi unidad, mi pierna rota,
todavía puedo decir con mucha honra:
"¡Yo estuve en El Alamein, en Minsk
y también en el Volga!".

He visto a nuestra bandera victoriosa
flamear alta al viento sobre la Acrópolis de Atenas
y también sobre las yurtas de los Khans.
¿Cómo pretenden que me vaya con ustedes? 
Por más que se jacten de inmerecidos laureles,
yo oí rugir al mar helado y he visto la aurora boreal.

Hace tiempo que, por tortuosos senderos,
de todos ustedes me he alejado.
Pero he conocido bien al camarada en el Hombre.
En el Este, en el Sur y el Norte helado
mi único hogar fue mi juramento,
y hoy aquí estoy, convertido en un lisiado
que por ustedes, los enteros, solo lástima siento.




------------------------------------------
Tomado de
https://youtu.be/FaI_a4tVneE
https://www.letras.com/frank-rennicke/682307/


miércoles, 14 de marzo de 2018

LA INVASIÓN DE LAS RATAS


ALBERT WASS

LA INVASIÓN DE LAS RATAS


Si quieres una demostración que la evolución es real,
no pierdas tu tiempo con fósiles,
solo observa a las ratas de la ciudad de Nueva York.
Empezaron como inmigrantes, polizones en algún barco de carga.
Solo los supervivientes lograron reproducirse
y han ido progresando con cada nueva camada.
Más inteligentes, más rápidas, más fuertes.
Preparándose para gobernar.
Manhattan no es la primer isla que conquistaron.
Andrew Vachss


La flauta del Flautista de Hamelín nunca nos ha abandonado
y es esencial que entrenemos nuestros oídos
para escuchar sus notas cuando desafina
porque, en nuestro caso,
la flauta está siendo tocada por las ratas.
Dimitris Mita




El hombre reinaba desde la casa que estaba sobre la colina. Reinaba sobre el jardín, sobre los árboles, los arbustos y sobre las verduras de su quinta. Reinaba sobre las tierras aradas, sobre los prados y los pastizales, y reinaba también sobre el bosque que comenzaba al otro lado de la colina y se extendía hasta llegar a las montañas. Los árboles producían frutas. El hombre que vivía en la casa las cosechaba y las guardaba para el invierno. Recolectaba las verduras de la quinta y las guardaba en el sótano para que no las afecten las heladas. Recolectaba el cereal de las tierras aradas, el heno de los pastizales, y el bosque le daba madera para su fuego. Y todo ello lo disponía del modo más conveniente, ya sea dentro de la casa o a su alrededor. Al principio del invierno arreaba a sus animales, los sacaba de los pastizales para alojarlos y cuidarlos al calor del establo. Así vivía el hombre.

Además, hay que saber también que sobre la chimenea de la casa, desde la primavera hasta el otoño, hacían guardia las cigüeñas y debajo del alero anidaba una pareja de golondrinas. En primavera, el aroma de los abedules brotados rodeaba la casa y durante el verano la cercaba el canto de los pájaros y un sinnúmero de flores.

La casa tenía grandes y gruesas paredes a las que, una vez al año, el hombre pintaba con cal – excepto en aquellos lugares en los que había trepado un rosal silvestre. Este rosal florecía hacia mediados de Junio y, en esos momentos, su perfume invadía las habitaciones a través de las ventanas abiertas de par en par.

Así vivió la casa y, dentro de ella el hombre, por largo tiempo.

Un nublado día de otoño, cuando la lluvia caía a baldazos del cielo, llegaron dos pequeñas ratitas grises completamente empapadas. Venían de muy lejos, tenían frío y hambre. Vieron la casa, se metieron por la puerta abierta y se escondieron en el sótano. Encontraron comida en abundancia, saciaron su hambre y en poco tiempo comenzaron a engordar. Para el invierno ya habían echado cría y volvieron a tenerla en primavera. Las ratas jóvenes que crecieron allí, ya sentían la casa como propia y correteaban por el sótano como si éste les perteneciera.

Al principio, el hombre ni las vio. Más tarde, si bien se dio cuenta de que algo estaba carcomiendo las verduras, no le dio mayor importancia. Había suficiente. Alcanzaba para compartirlo con alguien que tuviese hambre. De pronto, un día vio a una ratita corriendo al lado de la pared. "Qué pequeña y qué asustadiza." – pensó – "Pues dejémosla vivir si así lo desea".

Pasó el tiempo y las ratas se multiplicaron. Primero devastaron el sótano. Después comenzaron a perforar las paredes por los cuatro costados, con agujeros profundos llenos de vericuetos, hasta que aquí y allá aparecieron incluso en las habitaciones. El hombre meneó la cabeza cuando vio el primer agujero en su habitación. Dado que no le gustaba el desorden, tapó la abertura y la pintó con cal. Pero a la mañana del día siguiente allí estaba el agujero de nuevo. Tres veces seguidas el hombre lo tapó y tres veces seguidas las ratas volvieron a destaparlo. Al final el hombre se dio por vencido y pensó:

–  Ellas también tienen que vivir. Y si para ellas solo así está bien, pues que sea.

Y a partir de allí ya no tapó los agujeros. Las ratas, por su parte, continuaron multiplicándose con gran rapidez, como que también se multiplicaron los agujeros en las paredes de la casa. Ya no aparecían solo en el sótano. Se metían en el depósito, en el altillo, y de noche se metían hasta en las habitaciones y roían todo lo que podía roerse. Y un día, cuando ya empezaron a roer sus botas domingueras, el hombre se enojó, tomó su hacha y la tiró contra las ratas. Le pegó a una justo en la cabeza y la rata murió.

Ante esto, las ratas se amontonaron, mortalmente ofendidas. De inmediato anunciaron que el hombre era un enemigo que no las dejaba vivir, que coartaba su libertad, que ignoraba sus derechos, que era un malvado asesino egoísta.

–  ¡Ya no seremos sus esclavas! – chilló la rata principal parada sobre un tazón de grasa de cerdo. – ¡Exigimos nuestra libertad y nuestros derechos!

Y las ratas decidieron que iniciarían las hostilidades contra el hombre.

Pero el hombre no sabía nada de todo esto. Olvidó muy pronto su enojo, se compró otro par de botas domingueras y no se preocupó más por las ratas. Y eso que para ése entonces ya eran tremendamente numerosas. En el sótano se comieron toda la verdura, en el depósito toda la harina y todo el queso. Más aun: empezaron a mordisquear hasta el tocino aun cuando sabían que para el hombre ése era su tesoro más preciado; tan preciado que no lo compartía ni con su fiel perro.

Cuando el hombre se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, tomó el tocino, lo ató con un alambre y lo colgó de una viga. Esto fue lo único que faltaba para hacer estallar una auténtica y gran indignación entre las ratas.

–  ¡Insolencia, infamia! – gritaron cuando se dieron cuenta de que ya no podían alcanzar el tocino. – ¡Se roba nuestros víveres, nos despoja, nos explota! ¡No lo toleraremos! – y se sublevaron.

–  ¡La casa es nuestra! – declararon entre ellas – En realidad siempre fue nuestra y solo toleramos al hombre a condición que se comportara como es debido. ¡Pero se acabó!

Y una noche, mientras el hombre dormía, lo asaltaron, lo mordieron por todas partes, lo expulsaron de la casa, lo persiguieron hasta que estuvo bien lejos y después, orgullosas, le anunciaron al jardín, a los árboles, a los animales y a los pájaros, y hasta a las flores – que de allí en más, por ley y por derecho, la casa ya no pertenecería al país de los seres humanos sino al país de las ratas.

Luego de eso, comenzaron a reinar al modo de las ratas. Devoraron todo lo comestible y royeron todo lo que vieron incluso si no era comestible. Vaciaron el sótano, el depósito y el silo del trigo. Los pájaros se mudaron, las flores se marchitaron, las paredes de la casa comenzaron a desmoronarse y ennegrecerse, el aroma de los árboles y las flores fue suplantado por el hedor. Las verduras se pudrieron en la quinta porque nadie las cosechaba. Las frutas maduraron, cayeron de los árboles y se pudrieron. El trigo no fue sembrado, a los sembradíos los lavó la lluvia y los barrió el viento. Y vino el invierno y para entonces las ratas se habían comido todo lo comestible y roído todo lo masticable.

Las paredes estaban llenas de agujeros, las tejas cayeron del techo, debajo de las ventanas y de las puertas bostezaban enormes rajaduras. Y las ratas comenzaron a pasar hambre porque ya no quedaba ni un gramo de trigo y porque por las rajaduras de las puertas y las madrigueras de las paredes se filtraba el viento, la nieve entraba por el techo dañado y las ratas no sabían qué hacer.

Al principio empezaron a pelearse entre ellas. Se desgarraron y se mataron entre sí, se mordieron y se comieron mutuamente; pero al final no pudieron hacer más que salir y abandonar el reino arruinado.

El hombre, sin embargo, volvió al principio de la primavera siguiente. Arregló el techo, limpió toda la casa, reparó las paredes y las pintó con cal, labró la tierra, sembró y plantó. Para cuando llegó el verano, la casa volvió a estar rodeada del aroma de las flores y del canto de los pájaros. Hacia el otoño volvió a llenarse el sótano, el depósito y el silo de grano. Para cuando llegó el invierno todo estaba otra vez como si nunca hubiese pasado nada.

No obstante, habían quedado algunas ratas escondidas en las paredes y en los vericuetos del sótano. Cuando el hombre descubrió que otra vez comenzaban a multiplicarse, pensó durante mucho tiempo sobre qué es lo que debía hacer con ellas.

Piensen en eso ustedes también. ¡Y después actúen en consecuencia!

Traducción: Denes Martos




viernes, 16 de febrero de 2018

EL MODELO CHINO

Algunos extranjeros, con la panza llena
y sin nada mejor que hacer
se dedican a señalarnos con el dedo.
En primer lugar, China no exporta revoluciones;
en segundo lugar tampoco exporta hambrunas ni pobreza
y, en tercer lugar, tampoco se mete en asuntos ajenos.
¿Alguna otra pregunta?
Xi Jinping

Nuestra mayor gloria no consiste en no caer jamás
sino en levantarnos cada vez que caemos.
Confucio

Eric X. Li
Eric X. Li es consultor, asesor, analista y capitalista de riesgo. Nació en Shanghai en Mayo de 1968 y estudió en los Estados Unidos  (e incluso trabajó para la campaña presidencial de Ross Perot en 1992) antes de regresar a su país, donde comenzó a dudar de la idea de que el progreso de China solo podría seguir el camino de los principios de libre mercado de Occidente.

En un artículo de opinión muy discutido que escribió para el New York Times en febrero de 2012 y en otros escritos, propuso la idea de que China necesita un marco de desarrollo diferente, en torno a una idea distinta de la modernidad. El sistema chino, dice, es meritocrático, altamente adaptable a pesar del gobierno de partido único, está orientado a largo plazo, es pragmático y no individualista. Como él escribe: "El sistema político chino ... se acerca a la mejor fórmula para gobernar un país grande: la meritocracia en la cima, la democracia en el fondo, con espacio para la experimentación en el medio".

Mientras algunos lo critican como entusiasta del gobierno chino y un firme defensor del excepcionalismo chino, Li se siente cómodo en el papel de provocador. Está excelentemente conectado con el mundo financiero internacional, lo cual por un lado hace verosímil la inferencia de que sabe muy bien de lo que está hablando aun cuando, por el otro, obliga a tomar algunas de sus declaraciones con una saludable dosis de cautela.  Es el fundador de Chengwei Capital en Shanghai, es miembro de la junta directiva de China Europe International Business School (CEIBS) y es miembro del Aspen Institute, una organización apoyada por la Open Society de George Soros. [1]

Con todo, estimo que vale la pena escucharlo. Pocos como él conocen tan a fondo el modelo chino y su funcionamiento interno. Lo que sigue es mi traducción de la editorial aparecida en el New York Times en febrero del 2002 y que, en su momento, levantó una gran polvareda entre los politólogos norteamericanos. Le sigue luego mi traducción de una entrevista que Li concedió a la periodista israelí Rachel Beitaire del diario israelí The Calcalist publicada el 3 de Mayo de 2012. [2]

Es obvio que no hay que tomar al pie de la letra absolutamente todo lo que Li dice. Al fin y al cabo, se trata de alguien conectado con inversores de riesgo y el oficio de Li como consultor consiste básicamente en trazar un cuadro de China donde se minimizan los riesgos y se maximizan las oportunidades. No podemos olvidar que el hombre vive de los negocios que se hacen y no de aquellos de los que los inversores huyen despavoridos. Pero, aun así, descontando ciertos argumentos algo exagerados que tranquilamente pueden ignorarse, espero que lo esencial de ambos documentos resulte útil para entender un poco más cómo funciona China en realidad.
Denes Martos
Febrero 2018 [3]

-----------------------------------

Por qué el modelo político chino es superior

Estados Unidos y China conciben sus sistemas políticos de maneras fundamentalmente diferentes. Mientras Estados Unidos ve el gobierno democrático como un fin en sí mismo, China ve su forma actual de gobierno, o bien cualquier sistema político dado el caso, simplemente como un medio para lograr fines nacionales más amplios.

En la Historia del gobierno humano, que abarca miles de años, hubo dos experimentos importantes en materia de democracia. El primero fue el de Atenas, que duró un siglo y medio; el segundo es el del Occidente moderno. Si uno define la democracia como "un ciudadano un voto", la democracia estadounidense tiene solo 92 años. En la práctica, tiene solo cerca de medio siglo, si uno comienza a contar a partir de la Ley de Derechos Electorales de 1965, con lo cual es mucho más efímera que todas las dinastías de China, excepción hecha de un puñado de ellas.

Aldea china tradicional
¿Por qué, entonces, muchos afirman de un modo tan audaz que han descubierto el sistema político ideal para toda la humanidad y que su éxito está asegurado para siempre?

La respuesta está en la fuente del experimento democrático actual. Comenzó con la Ilustración europea. Su núcleo central estuvo formado por dos ideas fundamentales: 1)- el individuo es racional, y 2)- el individuo está dotado de derechos inalienables. Estas dos creencias formaron la base de una fe secular en la modernidad cuya última manifestación política es la democracia.

En sus inicios, las ideas democráticas sobre el gobierno político facilitaron la revolución industrial y marcaron el comienzo de un período de prosperidad económica y poder militar sin precedentes en el mundo occidental. Sin embargo, ya en ese mismo comienzo, algunos de los que lideraron este impulso fueron conscientes de la falla fatal incrustada en este experimento y trataron de salvarlo.

Los federalistas norteamericanos dejaron en claro que estaban estableciendo una república, no una democracia, y diseñaron una miríada de medios para restringir la voluntad popular. Pero como en cualquier religión, la fe sería más fuerte que las reglas.

La franquicia política se expandió, lo que resultó en un número cada vez mayor de personas que participan en cada vez más y más decisiones. Como dicen en Estados Unidos, "California es el futuro". Y el futuro implica interminables referéndums, parálisis e insolvencia.

En la política de Atenas, la participación popular en aumento llevó a gobernar mediante la demagogia. Y en la América de hoy, el dinero es ahora el gran facilitador de esa demagogia. Como lo expresó el economista ganador del Premio Nobel, Michael Spence, Estados Unidos ha pasado de "un hombre con propiedades, un voto; a un hombre, un voto; a una persona, un voto; con tendencia ahora a un dólar, un voto." [4] De cualquier forma, los Estados Unidos son una república constitucional solo de nombre. Los representantes elegidos no tienen ideas propias y responden solo a los caprichos de la opinión pública mientras buscan la reelección. Los intereses especiales manipulan a la gente para que vote a favor de impuestos cada vez más bajos y un mayor gasto gubernamental, a veces incluso apoyando guerras autodestructivas.

La actual competencia de Occidente con China no es un enfrentamiento entre la democracia y el autoritarismo, sino el choque de dos perspectivas políticas fundamentalmente diferentes. El Occidente moderno ve a la democracia y a los derechos humanos como el pináculo del desarrollo humano. Es una creencia basada en una fe absoluta.

China está en un camino diferente. Sus líderes están preparados para permitir una mayor participación popular en las decisiones políticas si es propicio para el desarrollo económico y favorable a los intereses nacionales del país, tal como lo han hecho en los últimos 10 años.

Sin embargo, los líderes de China no dudarían en restringir esas libertades si las condiciones y las necesidades de la nación cambiaran. La década de 1980 fue un momento de expansión de la participación popular en la política del país que ayudó a aflojar los grilletes ideológicos de la destructiva Revolución Cultural. Pero fue demasiado lejos y llevó a una gran rebelión en la Plaza de Tiananmen.

Ese levantamiento fue aplastado decisivamente el 4 de junio de 1989. La nación china pagó un alto precio por ese evento violento, pero las alternativas habrían sido mucho peores.

La estabilidad resultante marcó el comienzo de una generación de crecimiento y prosperidad que impulsó a la economía de China a su posición como la segunda más grande del mundo.

Beijing - La capital de China
La diferencia fundamental entre la visión de Washington y la de Beijing reside en decidir si los derechos políticos se consideran dados por Dios y, por lo tanto, son absolutos, o si deben considerarse como privilegios a ser negociados en función de las necesidades y condiciones de la nación.

Occidente parece incapaz de volverse menos democrático incluso si su supervivencia puede llegar a depender de ese cambio. En este sentido, los Estados Unidos están hoy en día en una situación similar a la antigua Unión Soviética, que también veía su sistema político como el fin último.

La Historia no augura nada bueno para el sistema norteamericano. De hecho, la arrogancia ideológica basada en la fe secular puede llevar pronto la democracia al precipicio. [5]

---------------------------------------

La Democracia no es la respuesta

Extractos de la entrevista que Eric X. Li concedió a la periodista israelí Rachel Beitaire del diario israelí The Calcalist publicada el 3 de Mayo de 2012.

P. Usted dijo que el modelo chino no era una democracia liberal y tampoco era capitalismo pero que todavía no estaba bien definido lo que era en realidad. ¿Podría Usted definirlo a pesar de todo? ¿Cuál es el objetivo del modelo chino y cuáles son los medios para alcanzarlo?

Li: ¿Cuál es el "objetivo" de una conducción política? Para el Occidente moderno quien mejor lo definió fue probablemente Thomas Jefferson cuando dijo que es la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad y los gobiernos que demuestren ser destructivos para esos fines deben ser derrocados. Esta articulación de los objetivos de gobierno fue la culminación de un desarrollo cultural y religioso exclusivamente occidental. Este desarrollo colocó al individuo en el centro del universo como la unidad básica y soberana de la sociedad humana. Sin embargo, no ocurrió lo mismo en las sociedades no-occidentales y por ello la filosofía política resultante del proceso occidental no es universal.

En la tradición china, Confucio articuló hace dos milenios y medio una definición muy arraigada de los fines del gobierno político. Lo denominó Xiao Kang (para diferenciarlo de Da Tong, que es un ideal inalcanzable). En términos contemporáneos esto puede describirse como una sociedad que vive en un estado general de paz y prosperidad, con un orden legal justo construido sobre los fundamentos de una moral virtuosa.

Lo realmente interesante es que, cuando Deng Xiaoping lanzó sus reformas en 1979, declaró que el objetivo de la nación china en la siguiente etapa de su desarrollo iba a ser construir – o mejor dicho reconstruir – una sociedad Xiao Kang.

Parque industrial de Suzgou, China

Probablemente no fue nada casual que Deng Xiaoping, al declarar el objetivo nacional de China, calara profundamente en la antigua tradición de Confucio y no se apoyara en las ideologías comunistas modernas que fueron instrumentales en la revolución que estableció la República Popular. Considerando el "objetivo" tal como fue articulado por Confucio y por Deng, el actual modelo de partido único le ha servido bien a China, aun cuando tenga defectos reales.

El modelo actual de China tiene los siguientes componentes:

1)- La autoridad política combinada con autoridad moral está representada por una única organización política – el Partido Comunista Chino (PCC) – que representa a la totalidad de la nación china. Esto contrasta con otros sistemas en los cuales múltiples partidos representan a diferentes sectores de un Estado-Nación.

2)- La meritocracia subyace a la efectividad y a la supervivencia de la organización gobernante. Existe un sistema muy sofisticado, elaborado y riguroso dentro del PCC, diseñado para reclutar a quienes tienen la capacidad y la integridad suficientes como para pertenecer al Partido y para ascenderlos por la jerarquía si eligen la actividad gubernamental como carrera.

3)- La preeminencia de la autoridad política es algo central en el modelo chino. Esto garantiza que ningún grupo especial, sea del capital o de los talentos, puede desarrollar un poder que le permita colocar sus intereses por sobre los intereses nacionales. Tanto el mercado como la llamada "sociedad civil" están subordinados a la autoridad política.

4)- El pragmatismo es central; las ideologías son periféricas. Desde el momento en que el éxito económico está considerado como esencial para China en la etapa actual, el sistema político está diseñado para maximizar ese éxito. A medida en que las necesidades y las condiciones de la nación cambien, pueden producirse ajustes políticos.

La praxis actual del modelo Chino se halla lejos de obtener un estado ideal en cada uno de los mencionados componentes. Una corrupción muy extendida y la brecha de la riqueza son solo dos ejemplos de los problemas a vencer.

P. En un reciente editorial del New York Times Usted escribió: "El Occidente moderno considera a la democracia y a los derechos humanos como la cumbre del desarrollo humano. Esto no es más que una creencia construida sobre el supuesto de una fe absoluta. China se encuentra sobre un camino diferente. Sus líderes están dispuestos a permitir una mayor participación popular en las decisiones políticas solo si y cuando esto sea conducente al desarrollo económico y favorable a los intereses nacionales del país, tal como lo han hecho durante los últimos 10 años." Creo que muchos, incluso en los países occidentales,  estarían de acuerdo en que el sistema democrático es disfuncional en muchos aspectos. Sin embargo, volviendo al sistema chino, diría que los líderes definitivamente permiten la participación si sirve a lo que ellos ven como los intereses nacionales. Pero ¿de dónde obtienen los gobernantes la información para decidir cuáles son esos intereses nacionales? Y, dada la ausencia de una supervisión judicial, un voto popular o una prensa libre, ¿cuál es el mecanismo que el modelo chino sugiere para alertar a los dirigentes que se equivocan en lo que consideran como intereses nacionales?

Li. Una de las características del modelo chino es lo que Francis Fukuyama alguna vez llamó "autoritarismo receptivo". Muchos estarían de acuerdo en que el gobierno chino parece haber desarrollado la habilidad para "tomarle el pulso" a la nación y ajustar sus políticas de acuerdo con ello mientras las mantiene mayormente alineadas con los intereses del país a largo plazo.

En realidad, los hechos históricos demuestran que la autocorrección – una capacidad que muchos adscriben a los sistemas democráticos – ha sido una de las características más notables del PCC. Desde que el Partido estableció la República Popular en 1949 bajo la conducción de un único partido político, los cambios en las políticas del gobierno y el entorno político han cubierto el más amplio espectro posible. Desde la llamada coalición de la "Nueva Democracia" del inicio hasta las dramáticas reformas agrarias de principios de 1950; del Gran Salto Adelante hasta la cuasi privatización de las tierras cultivables a principios de los 1960; de la Revolución Cultural a la reforma de mercado de Deng Xiaoping y la redefinición del Partido a través de la "Teoría de la Triple Representatividad " [6] de Jiang Zemin, la política interna de China es casi irreconocible de un período a otro.

En política exterior, China pasó de una estrecha alianza con la Unión Soviética en los 1950 a una virtual alianza con los Estados Unidos en los 1970 y 1980 para frenar a los soviéticos. Hoy, su búsqueda de un camino independiente en un mundo crecientemente multipolar es algo que distingue a China entre las demás naciones del mundo. Nadie puede negar que, en materia de visión y prioridades políticas, sus líderes, desde Mao hasta Deng y desde Jiang hasta Hu y Xi, difieren entre sí tanto como los que entran y salen del poder en cualquiera de los otros sistemas políticos. A lo largo de seis décadas se cometieron muchos errores pero también se hicieron las correspondientes correcciones de curso. La Revolución Cultural – que fue un desastre – ha sido directamente condenada. Y el país pasó de un estado destrozado a la China que conocemos hoy. Los hechos demuestran esta extraordinaria capacidad de un sistema de partido único para cambiar y auto-corregirse.

Por el otro lado, el historial de los regímenes electorales del mundo entero indica que la rotación de los partidos en el poder a través de elecciones puede no ofrecer la necesaria flexibilidad y auto-corrección. En los Estados Unidos las elecciones pudieron hacer surgir presidentes nuevos y mayorías legislativas nuevas, pero no parecen haber hecho gran cosa en cuanto a enfrentar los desafíos de largo plazo que se le plantean al país. En Europa, los gobiernos resultan regularmente votados tanto para acceder al poder como para retirarse del mismo. Sin embargo, ninguna elección produjo la más mínima corrección que se necesita para hacerle frente al monumental agotamiento de los europeos. En el Japón del un-primer-ministro-por año, las elecciones y las rotaciones partidarias fracasaron en el intento de sacar el país de sus 20 años de estancamiento. Quizás esto explique por qué los gobiernos emergentes de elecciones caen en forma reiterada sustancialmente por debajo del 50% de aprobación mientras que el gobierno de partido único de China se mantiene por encima del 80% desde hace décadas.

Comité Central del Partido Comunista Chino

La pregunta es ¿cómo una organización política que parece tener el monopolio del poder pudo llegar a ser tan ágil y flexible? Una de las respuestas es la política de la movilidad social hacia arriba que parece haber sido tan exitosamente implantada en el ADN del Partido Comunista Chino. El Politburó del PCC, el cuerpo dirigente más alto del Partido y del Estado, cuenta con 25 miembros. Actualmente solo cinco de ellos – los llamados "principitos" – proviene de algún entorno que riqueza o poder. Los otros veinte, incluyendo al presidente y al primer ministro, provienen de entornos sociales totalmente comunes, carentes de cualquier ventaja política o económica. Trabajaron y compitieron a lo largo de su camino hacia la cima. En el más amplio Comité Central, los que tienen antecedentes de privilegio son más raros aún. Compárese eso con el Senado de los EE.UU.  Una visita a cualquier campus universitario de primer nivel en China le haría evidente a cualquiera que el PCC continúa atrayendo a los mejores y más brillantes jóvenes para incorporarlos a sus filas. De hecho, se podría sostener que el PCC podría llegar a ser una de las organizaciones políticas más meritocráticas y de mayor movilidad ascendente del mundo actual; mucho más meritocrático que las élites de la mayoría de los países occidentales y la gran mayoría de los países en vías de desarrollo. Esta movilidad ascendente del sistema político ayuda a que los gobernantes no se desconecten de la sociedad; de hecho, pertenecen a la misma generación que la población común.

P. Creo que la Historia nos muestra que todo gobernante, sin excepción, tarde o temprano pierde el consenso de los gobernados. Si es así, veo un defecto en el modelo chino en que no permitiría un cambio de régimen por medios que no sean violentos. Incluso si no consideramos a la democracia como un fin en si misma, el voto popular periódico ¿no sería un mecanismo razonable para asegurarnos de que los gobernados realmente están consintiendo? ¿O China desarrollará un mecanismo diferente que le permitirá al pueblo chino expresarse sobre quién los gobernará?

Li. Esta pregunta compara manzanas con naranjas. Es lo que Francis Fukuyama llama el problema del "mal emperador". ¿Cómo se deshace uno de un emperador si y cuando éste se vuelve malo?

Pero ésta es una proposición falsa. Existe un antiguo proverbio chino que dice: "El pueblo es como el agua; el gobernante es como un barco sobre el agua. El agua puede sostener al barco; el agua puede voltear al barco". Hoy los Estados-Nación han reemplazado a los imperios y a las monarquías. En esta analogía, el agua sigue siendo el pueblo. El barco, sin embargo, ya no es tan solo un emperador y su dinastía sino un sistema político más amplio y muchísimo más sofisticado que constituye el Estado-Nación moderno. El gobierno de partido único de China está definido por su Constitución del mismo modo en que el sistema electoral norteamericano lo está por la suya.  El abrumador y sostenido apoyo del pueblo chino al liderazgo del Partido, tal como lo reflejan sistemáticamente las encuestas independientes, se produce dentro del contexto de la constitución política unipartidista de la nación y, por lo tanto, solo puede interpretarse como apoyo a este sistema fundamental de gobierno. El apoyo de los norteamericanos al Partido Republicano o al Partido Demócrata oscila en forma constante, pero esta oscilación no está necesaria y directamente relacionada con el apoyo o el rechazo popular a su sistema fundamental de democracia electoral. En este momento, los pueblos de ambas naciones apoyan sus respectivas constituciones políticas.

Algunos dicen que, en el hipotético caso en que el Partido pierda el apoyo, debería renunciar al poder y solo cuando esto esté asegurado se podría considerar legítimo el apoyo popular que actualmente sostiene al Partido.  Una argumentación como ésa, llevada hasta sus últimas consecuencias lógicas, significa que, en una situación hipotética en la que el actual régimen electoral perdiera el apoyo del pueblo, los Estados Unidos deberían eliminar las elecciones, cancelar la Carta de Derechos [7] e instalar un sistema de gobierno diferente, ya sea autoritario o de alguna otra índole. Por supuesto que esto es absurdo. Los gobernantes pueden sucederse o rotar pacíficamente dentro de sistemas establecidos de gobierno. Los sistemas políticos mismos no pueden cambiarse revoleando una moneda. Con algunas pocas excepciones, los sistemas políticos cambian rápidamente solo mediante revoluciones. En la corta Historia norteamericana fueron necesarias dos violentas guerras en su territorio para establecer y consolidar su actual sistema de gobierno. Incluso dentro de una democracia electoral misma es casi imposible cambiar de un sistema presidencial a otro parlamentarista o viceversa.

El hecho es que los dirigentes chinos han cambiado, de Mao a Deng, de Jiang a Hu y a Xi. La amplitud y la profundidad de los cambios en las políticas de estos hombres resultó ser mayor que la verificable en la gestión de la mayoría de los dirigentes surgidos de elecciones democráticas. Además, la constante supervivencia y el éxito del Partido revelan el apoyo general del que goza. La pregunta es si el mecanismo de poder del PCC puede seguir produciendo gobernantes capaces de dar respuestas y seguir siendo aceptados por las masas. Es una gran pregunta.

La idea del consenso está demasiado publicitada. La ideología política del Occidente moderno equipara el llamado consenso de los gobernados con la legitimidad. Esto implica valorar más la forma que la sustancia y al procedimiento más que a la esencia. Y una ecuación como ésa necesita ser verificada de alguna manera. La mayoría de las encuestas de opinión pública indican que una gran mayoría de los gobiernos en el mundo que llegaron al poder a través de elecciones tiene una tasa de aprobación sustancialmente menor al 50%. La mayoría de ellos, incluidos los recientes gobiernos de los Estados Unidos y gran parte de Europa, caen constantemente por debajo de esa marca poco después de ser elegidos y permanecen con bajas tasas de aprobación a lo largo de sus mandatos. ¿Es ése el "consenso" que las democracias producen? Si es así, un consenso de esas características parece ser exclusivamente  procedimiento con poca sustancia. De hecho, los movimientos sociales en América y Europa apuntan a una decisiva pérdida de legitimidad de los gobiernos en el seno de sus poblaciones. Parece que incluso en Occidente, el lugar de nacimiento de la democracia moderna, el llamado "consenso" producido por las elecciones es una forma legal desprovista de autoridad moral. Lo legalmente consensual pero moralmente en quiebra no produce la legitimidad.

P. Se ha observado en China un proceso que podría ser descripto como la construcción gradual de una sociedad civil. Hay muchas organizaciones pequeñas que a veces actúan a nivel local para abordar los problemas que les importan. Usted indicó, sin embargo, que el modelo chino, tal como lo ve, no reconoce a una sociedad existente fuera del gobierno. ¿Podría elaborar ese punto? ¿Son esos desarrollos en China negativos en su opinión? ¿Por qué?

Li. Me remito a mi respuesta sobre el modelo de gobierno de China. El desarrollo de una sociedad civil es realmente saludable. De hecho, es una avenida a través de la cual el gobierno ha sido capaz de "sentir el pulso" de la nación y ser más receptivo. Por supuesto, una sociedad civil existe fuera del gobierno, pero en el modelo chino, no está, ni puede estar, por encima de la autoridad política general de la nación.

P. Continuando con mi pregunta anterior, una característica que Usted mencionó del modelo chino fue la de permitir libertades personales bastante amplias, pero no la participación en el gobierno. ¿En qué medida pueden distinguirse realmente los dos cosas? Cuando las personas tienen cuestiones a demandar de su gobierno respecto de sus condiciones de vida básicas – como la calidad del aire que respiran o el agua que beben ¿corresponde esto a las libertades personales o a la organización política? En China, en muchos casos, las personas encuentran que unirse y hacer que sus demandas se escuchen como grupo es una forma efectiva de obtener lo que quieren. El modelo chino tal como Usted lo ve ¿se opone a eso? Si lo hace, ¿cuál es la alternativa de este modelo a la participación pública?

Li. Lejos de oponerse a las demandas de la gente en relación con sus condiciones de vida y considerando la magnitud del desafío provocado por el rápido cambio de la sociedad china, el gobierno chino ha demostrado ser hábilmente competente para responder y asumir esas demandas,. Esto realmente mejora aún más la autoridad moral del gobierno central. Una cosa interesante de observar fue la pancarta más alta sostenida por los manifestantes de Wukan que decía: "Larga vida al Partido Comunista Chino". De hecho, Lin Zuluan, el líder del movimiento de protesta que más tarde fue elegido jefe de la aldea, es un miembro de larga data del Partido. [8]

P. Tal como Usted señala, las democracias liberales tienen profundas raíces en el pensamiento judeocristiano, un hecho que probablemente nadie puede negar. Sin embargo, hay dos puntos que me molestan aquí: si entiendo correctamente, Usted sugiere que China basa su modelo sobre sus propias antiguas tradiciones – específicamente sobre el confucianismo – pero la organización del régimen chino actual se tomó prestada de la Unión Soviética, y su ideología declarada (en la Constitución china) es el marxismo-leninismo y el pensamiento de Mao Zedong. ¿Cómo se compagina eso?
Un segundo punto que Usted puede ayudarme a comprender es el siguiente: aunque es obvio que debemos respetar diferentes culturas y que éstas pueden influir en el establecimiento de diferentes formas de gobierno, si nos fijamos en los textos fundacionales de las diferentes culturas, uno puede encontrar que muchos de los problemas son, y siempre han sido, bastante similares. Confucio escribió contra la corrupción y el abuso de poder por parte de los gobernantes, cuestiones que son evidentes tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, así como en la palabra de pensadores de otras culturas. Muchas de las evaluaciones básicas de lo que es correcto o incorrecto también son notablemente similares en diferentes culturas. Casualmente, el tema del poder sin control, el abuso de poder y la corrupción oficial se mencionan reiteradamente como problemas que afectan a la mayoría de los chinos comunes. ¿Podría ser que algunos problemas son universales y que existen algunos valores universales, y que, por lo tanto, diferentes culturas pueden aprender unas de otras o adoptar sistemas que han funcionado en otros lugares?

Li. La falacia de los llamados "valores universales" es que cada vez que se pronuncian cubren solo lo más básico o lo más abstracto. Todos queremos comer cuando tenemos hambre y queremos aparearnos para producir descendencia. Eso suena a muy universal. Pero todos los animales también son así. Lo que hace al hombre diferente de los animales es que el primero tiene cultura fundamentada en valores. Y las culturas son esencialmente incomparables entre sí, ya que se han desarrollado bajo condiciones y valores muy diferentes, incluyendo condiciones inmodificables como la geografía y el clima.

En términos abstractos, uno puede afirmar que todos queremos ciertas cosas, como la dignidad – ¿quién puede argumentar en contra de eso? ¿Suena universal? Sí. Pero el significado de la dignidad no solo puede ser diferente sino también totalmente opuesto de una cultura a otra. Alguien del Medio Oriente no necesita ser educado sobre la diferencia entre el significado de la dignidad entre judíos y musulmanes; muchos están dispuestos a morir para defender esa diferencia. Para Confucio, la dignidad del hombre se deriva del respeto que le adjudica a su posición en una jerarquía de relaciones humanas. Esto, por supuesto, es algo fundamentalmente opuesto a lo que significa la dignidad en el Occidente moderno.

Y sí, el poder desenfrenado está mal según los valores confucianos así como en la mayoría de las otras culturas. Pero la definición misma de "poder sin control" y la forma de "verificarla" son cuestiones tan abstractas que la similitud termina ahí. Por ejemplo, según los valores confucianos, el poder está controlado por el orden moral inherente a la sociedad y no por medios legales como sucede en la tradición occidental.

El nuevo portaaviones chino
Esto no quiere decir que ciertos aspectos de culturas extranjeras no puedan ser importados y absorbidos. El budismo llegó a China desde el exterior y se convirtió en una característica importante de la civilización china. El éxito o el fracaso de una importación así depende de cuán consistente sea lo importado con los fundamentos de las culturas anfitrionas, ya sea en sus formas originales o adaptadas. El marxismo encontró una profunda resonancia en el igualitarismo confuciano de China y sus características modernas eran muy necesarias en el desesperado intento de modernizar a China. Las formas adaptadas del marxismo han echado raíces en la China moderna.


P. En otra oportunidad Usted mencionó a Ai Weiwei [9] y dijo que debería haber sido encarcelado. Lo que Ai dijo que buscaba, en realidad no es muy diferente de lo que Usted mismo defiende. Ai decía: "No pido mucho. Solo la libertad de crear y la libertad para que todos puedan decir lo que quieran". ¿Por qué eso es un problema? Si el modelo chino es válido, exitoso y adecuado para China, ¿por qué es necesario encarcelar a sus críticos en lugar de debatir con ellos de la misma manera en que Usted debate ideas? Usted afirmó que lo que aprendió de su tiempo en los EE. UU. fue el pluralismo y el espacio para el debate. Sin embargo, China parece estar limitando cada vez más el espacio para el debate plural dentro de su propia sociedad. ¿Cree que eso es algo sabio de parte de los gobernantes?

Li. El grado de pluralismo y el espacio para el debate deben ser calibrados según las condiciones de una sociedad en un momento dado. La Historia dirá si el grado y el espacio actuales de China son propicios para su éxito a largo plazo.

"No pido mucho. Solo la libertad de crear y la libertad para que todos puedan decir lo que quieran". Ésa es una declaración realmente muy simple. Sin embargo, pide mucho – demasiado. Una de las falacias de la ideología política occidental moderna es la llamada libertad de expresión. Supone que el discurso, a diferencia de los actos, es inofensivo y, por lo tanto, se puede y se le debe permitir una libertad absoluta: "la libertad para que todos digan lo que quieren". Pero nada puede estar más lejos de la verdad arraigada en miles de años de experiencia humana. La palabra es acto; y discursos perjudiciales para la sociedad humana han existido desde tiempos inmemoriales. En Occidente, no es necesario ir muy lejos para encontrar ejemplos del poder del discurso de tan solo un hombre que – debido a las circunstancias únicas de ese momento y de ese lugar en particular – causó la muerte y la destrucción de millones de personas. Las condiciones culturales prevalecientes son exclusivas de diferentes sociedades en diferentes momentos. Depende de esa sociedad determinar los límites del discurso y modificarlos a medida que cambian las condiciones. Alemania, por ejemplo, debido a su Historia reciente y única, aun declamando la libertad de expresión prohíbe terminantemente todo discurso relacionado con la ideología del Mein Kampf .

La China contemporánea experimenta transformaciones sociales cuya velocidad y escala no tienen precedentes en la Historia humana. Bajo tales condiciones, la frágil estabilidad social puede ser fácilmente alterada por el discurso amplificado. Pienso que una persona responsable debería considerar las consecuencias de proponer que todos sean libres de decir lo que quieran. Un observador inteligente de la sociedad humana y estudioso de la Historia debería ser más reflexivo y no preguntar simplemente: "¿por qué eso es un problema?"

P. Como se sabe, en Israel hay un animado debate sobre los límites de la democracia, con algunos grupos que dicen que el país no debería ser una democracia en absoluto sino que debería encontrar su propio modelo basado en la tradición judía. Se puede encontrar la misma línea de pensamiento en algunos países musulmanes que intentan adoptar la versión moderna de la Sharia, la ley musulmana. ¿Es esto lo que Usted tiene en mente cuando aboga por los modelos propios que deben encontrar las diferentes culturas? Usted dijo que el modelo chino no era exportable. ¿Por qué?

Li. Las culturas son fundamentalmente incomparables entre sí y es por eso que el modelo chino no es exportable, como tampoco lo es el modelo occidental moderno. No es accidental que, con algunas excepciones debido a circunstancias especialmente únicas, las democracias electorales no hayan tenido éxito en traer paz y prosperidad a países fuera del Occidente judeocristiano. Con todas las elecciones que les han impuesto los conquistadores occidentales o sus propias élites, la gran cantidad de países en África y Asia todavía están sumidos en la pobreza y las luchas civiles, lo que causa sufrimientos indecibles a cientos de millones. Quizás lo único que se puede exportar de la experiencia china es que cada cultura debe encontrar su propio camino.

P. ¿Puede mencionar un poco sus puntos de vista sobre los acontecimientos de la primavera de 1989 en Beijing? En su artículo de opinión del New York Times describió ese evento como una "gran rebelión". ¿Fue realmente una rebelión y no una protesta civil? ¿Cuáles hubieran sido las consecuencias si el gobierno hubiera actuado en ese momento de una manera diferente?

Li. La sociedad china en ese momento no podría haber dominado las enormes y violentas perturbaciones que se habrían producido si no se hubiera puesto fin a los disturbios de una manera decisiva. Fue un evento trágico, como cualquiera que causa la muerte de personas inocentes e incluso de personas con buenas intenciones. Sin embargo, las alternativas habrían sido mucho peores. Lo primero que viene a la mente es la posibilidad de una guerra civil. Por el contrario, la estabilidad después de 1989 ha llevado a cientos de millones de personas a vivir vidas mejores y más libres que nunca antes.

P. Usted destaca la capacidad del sistema para adaptarse y autocorregirse como una ventaja del modelo chino. Sin embargo, muchos comentaristas afirman que esta capacidad se ha visto seriamente reducida desde los días de Deng Xiaoping, que realmente puso al país en un nuevo rumbo. Por ejemplo, vemos que la brecha de riqueza es una causa seria de descontento y discordancia; sin embargo, esta brecha continúa ensanchándose. Es más, si nos fijamos en los incidentes masivos; su número ha crecido significativamente en los últimos años, un problema reconocido por los principales líderes de China. ¿No estaría de acuerdo en que el Partido ha demostrado ser mucho más competente y entusiasta en tomar medidas enérgicas contra las protestas que contra la corrupción oficial y el abuso de poder?

Li. Nadie, y mucho menos el propio PCC, niega que la corrupción y la brecha de riqueza constituyen problemas importantes en China. Pero uno debe reflexionar al analizar la causa de tales problemas. ¿Son inherentes al sistema político de China o son producto del rápido cambio que está viviendo el país? Cuando Estados Unidos atravesó su rápida y expansiva industrialización hace un siglo y medio, la violencia, la brecha de riqueza y la corrupción fueron peores que en la China actual. Los datos históricos son abundantes. Para evidencia anecdótica, uno no tiene que ir más allá de películas de Hollywood tales como Gangs of New York [10] y Let There Be Blood. [12] Un número muy escaso de familias en cierto momento controlaron la mayor parte de la economía de todo el estado de California.

Hagamos un avance rápido hasta el presente. Según Transparency International (TI), los 20 lugares más limpios (menos corruptos) del mundo incluyen solo cuatro entidades políticas no occidentales: Singapur, Hong Kong, Japón y Qatar; tres de los cuatro son regímenes autoritarios; los mismos tres son los únicos que pertenecen al mundo en desarrollo. Según la cuenta de TI, China (75) ocupa un lugar más alto que Grecia (80), India (95), Filipinas (129), Indonesia (100), Argentina (100) y muchos más, y está apenas por debajo de Italia (69) – todas democracias electorales. Aparentemente, el sistema de partido único de China es menos corrupto que la democracia electoral en muchos países.

Si uno se aparta del sesgo ideológico y examina datos reales, tanto vertical como horizontalmente, quizás pueda ver que la probabilidad de que el sistema político de China resuelva estos productos por su rápido desarrollo es, independientemente del sistema político, al menos tan buena como la de cualquier otro país que está experimentando un cambio similar.

Aviones de la Fuerza Aérea china

P. Usted escribió que la mayoría de los experimentos en democracia fuera de los países occidentales han fracasado. Sin embargo, algunos de los ejemplos más exitosos se pueden encontrar en la proximidad de China y en sociedades que también llevan el ethos confuciano: Japón, Corea del Sur y, por supuesto, Taiwán, cuya población es china. ¿Está de acuerdo en que esos países tienen sistemas de gobierno relativamente exitosos y, de ser así, ¿qué piensa usted de eso?

Li. La mayoría de las entidades políticas no occidentales que lograron el estatus de "primer mundo" en el último medio siglo lo hicieron bajo regímenes autoritarios (Singapur, Taiwán, Corea del Sur) o alguna forma de gobierno de partido único (Japón). De hecho, los regímenes autoritarios de estos lugares fueron mucho más severos que los de la China actual. Es cierto que algunos de ellos han implementado democracias electorales después que se hicieron ricos. Pero apenas ha pasado una generación desde que lo hicieron, ¿no es demasiado pronto para que cualquier estudiante serio de Historia y política juzgue sus resultados?

Hay una cosa más para decir sobre aquellos que parecen confiar tanto en la ideología política de la democracia liberal. Desde el comienzo del siglo XX, pocas cosas han causado más sufrimiento humano que el determinismo histórico. Karl Marx trazó un camino que él consideraba inevitable para que la sociedad humana terminara en el comunismo. Aquellos que lo implementaron con fervor ideológico – los chinos entre ellos  – llevaron sus pueblos a una catástrofe. Pero la Historia tuvo su venganza y el imperio soviético ardió en llamas. China, en la práctica, hace tiempo que abandonó esos grandiosos planes de fin-de-la-Historia. Ahora los demócratas del mundo parecen haber asumido ese mismo manto, alegando la inevitabilidad de la democracia liberal presentada como un paraíso del hombre sobre la tierra. Su certeza moral compite con la de sus predecesores soviéticos. La historia puede estar repitiéndose.

---------------------------------
NOTAS
1)- Cf- http://www.discoverthenetworks.org/printgroupProfile.asp?grpid=7681
2)- Cf. https://www.huffingtonpost.com/entry/democracy-is-not-the-answ_b_1520172.html
3)- Nota: En el texto, los resaltados en negrita son míos. Excepto en aquellos casos en los que el resaltado esté también en cursiva. En dichos casos, el resaltado es del autor.
4)- "... an evolution from one propertied man, one vote; to one man, one vote; to one person, one vote; trending to one dollar, one vote".  Michael Spence, citado por Nicholas Kristof.
Cf. http://www.nytimes.com/2011/11/20/opinion/sunday/kristof-occupy-the-agenda.html
5)- Eric X. Li en New York Times, 16 febrero 2012
http://www.nytimes.com/2012/02/16/opinion/why-chinas-political-model-is-superior.html
6)- ... "el Partido debe siempre representar las inquietudes del desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas de China, representar la orientación del desarrollo de la cultura avanzada de China, y representar los intereses fundamentales de la mayor parte de la población de China." (Jiang Zemin en el XVI Congreso Nacional del Partido Comunista de China - 2002).
7)- "Bill of Rights" del 15/12/1791
Cf. https://es.wikipedia.org/wiki/Carta_de_Derechos_de_los_Estados_Unidos
8)- Las protestas del pueblo de Wukan comenzaron en Septiembre de 2011 y duraron con intermitencias hasta Diciembre del mismo año. Las dispararon la corrupción de las autoridades locales y un anuncio de expropiaciones resistidas por la población ya que, en el pasado, esas expropiaciones, o bien nunca fueron pagadas, o bien estuvieron dimensionadas a precios muy por debajo de los reales. Al final, el gobierno chino se hizo cargo de la situación, se revisaron las expropiaciones y Lin Zuluan, que había sido uno de los dirigentes de la protesta, quedó a cargo del puesto de alcalde del pueblo.
Cf. http://www.lanacion.com.ar/1451727-wukan-un-inedito-experimento-democratico-en-el-sur-de-china
9)- Ai Weiwei es un artista nacido en 1957. Actualmente reside y trabaja en Beijing.
Cf. http://www.aiweiwei.com/
10)- Pandillas de Nueva York.  Dirigida por Martin Scorsese, con Leonardo Di Caprio y Cameron Diaz.
11)- Pozos de ambición (España)  o Petróleo Sangriento (Hispanoamérica) Dirigida por Paul T. Anderson con Daniel Day-Lewis y Paul Dano.


jueves, 1 de febrero de 2018

LA IMAGEN NO MIENTE .... ?

Las imágenes no mienten,
pero tampoco cuentan toda la historia.
Paul Auster

La gente dice que las fotografías no mienten.
Las mías lo hacen.
David LaChapelle


Recuerdo que hace ya un buen montón de años atrás en una entrevista de TV que le hicieron, Héctor Ricardo García hizo casi sobrehumanos esfuerzos para convencer a su interlocutor y a la audiencia de que "la imagen no miente".  Todavía no existían las imágenes digitales, ni hablemos de utilitarios como Photoshop, y la TV era en blanco y negro, pero ya por aquellos lejanos tiempos cualquiera con dos dedos de frente ya sabía que mentir con la imagen es una de las cosas más sencillas del mundo aunque más no sea porque el dueño de la cámara siempre puede decidir hacia donde la va a apuntar, qué es lo que va a mostrar y qué es lo que prefiere ignorar.

La discusión me vino a la mente porque el otro día, buscando una ilustración para uno de mis artículos, me pasó algo curioso. Les cuento porque es un buen ejemplo de lo que uno encuentra por Internet y confirma la gran necesidad de espíritu crítico que hay que tener antes de tomar por bueno lo que se ha encontrado. Es que se han puesto de moda las "fake news" – o sea: las noticias falsas – como los discursos de Putin mal traducidos a propósito, o las fotos en donde aparecen riéndose personas que no estuvieron juntas en su perra vida, o las grandes concentraciones masivas que nunca fueron fotografiadas en el lugar que pretende ser el escenario de los hechos, y miles de otros trucos más. Photshop da para todo: desde cinturitas de avispa, pasando por pechos descomunales y traseros increíbles hasta helicópteros donde ni un piloto borracho perdido ha volado jamás.

Es una nueva clase de acción psicológica que se alimenta de la infantil credulidad de Fuenteovejuna cuyos ciudadanos se tragaron el anzuelo aquél de "la imagen no miente". 

Pues bien, yo necesitaba una de esas (lamentablemente) archirrepetidas imágenes de personas hambrientas demacradas y famélicas para ilustrar una referencia al Holodomor, esa tremenda hambruna que le costó la vida a millones de personas en Ucrania y otros lugares de la Rusia soviética como consecuencia de la colectivización forzada llevada a cabo por los comunistas durante los años 1932-1933. De modo que hago lo que cualquiera de ustedes hubiera hecho: voy a Google, escribo Holodomor en el cuadro de búsqueda, click en la flechita de "Buscar" y me encuentro con esta pantalla:


Me paseo un rato por las imágenes y mis ojos se detienen en la que está recuadrada en rojo. (El recuadro rojo lo hice yo ahora, por supuesto)

--- ¡Ésta! – me digo a mi mismo – Ésta puede servir.

Click sobre la imagen y aterrizo en la pantalla siguiente:


Agrando la imagen y obtengo:


---  Bueno – refunfuño – como horrible es bastante horrible, de eso no hay duda. Quizás un poco demasiado horrible.

Ni bien termino de gruñir eso, se me prenden de pronto todas las alarmas mentales. ¿"Demasiado horrible", dije? ¿Por qué demasiado? "Demasiado" es un buen sinónimo de "exagerado" y "exagerado" en mi experiencia es, muchas veces, sinónimo de "manipulado" y "manipulado" casi necesariamente implica "falso". De modo que me digo:

---  ¡Cuidado Denes! Puede ser que estés a punto de meter la pata hasta el cuadril y tus "amigos" en Facebook te van freír vivo en aceite hirviendo si te agarran con una foto trucha. Por las dudas, ¿por qué no investigamos un poco más?

Me fijo en el título a la derecha y allí dice bien clarito "Holodomor | Boston's Gazette".  Está bien, yo le pedí "Holodomor" a Google y el Boston's Gazette no es el pasquín de ningún cenáculo conspiranoico creyente en reptilianos y extraterrestres. [1] Averiguando un poco me entero que no es tampoco el continuador de una publicación del semanario del mismo nombre que apareció en Boston entre 1719 y 1798 sino el blog de un señor llamado Scott S. Boston que expresa sus ideas artísticas y libertarias por ese medio. Nada que me entusiasme demasiado pero nada que me despierte rechazo total tampoco. "Hobby de un yanqui promedio con inquietudes" – me digo, y vuelvo a la imagen.

Hay algo más que me molesta en esa imagen. Después de mirarla un rato puedo formularlo. No soy un experto antropólogo ni fisonomista pero esta gente no tiene "pinta" de ucraniana. Sobre todo el/la del medio con su pelo todo revuelto y su ropa medio rara no me da el perfil ucraniano ni después de un litro de vodka con zakuski. Está bien que sea una foto vieja en blanco y negro y los detalles no se vean muy claramente, pero ¿ucranianos? Hmmm. Hay otras fotos. Veamos.

Click en otra miniatura y aterrizo en una página de Clarkson Community Schools [2] y  ¡Epa! Un señor llamado Sebastian Salcedo me informa que la imagen muestra víctimas del Holocausto. A ver, ¿cómo es esto? ¿Un relator del Holodomor pidió prestada una imagen del Holocausto, o fue un relator del Holocausto el que pidió prestada una imagen del Holodomor?  Esto ya me convence de que no debo usar esta imagen pero no puedo con mi genio. La cosa picó mi curiosidad y quiero llegar hasta el fin. Los muchachos de fake news a inteligente me ganarán pero a cabeza dura lo dudo.

No los voy a cansar a ustedes con todo el proceso porque me llevó un buen par de horas. Agoté todas las miniaturas que se ven en la segunda imagen y después seguí buscando la fotografía por toda la Internet. Les cuento solamente los resultados de esa aventura.

El sitio de Aletho News [3] informa que se trata de la imagen de una hambruna que ocurrió durante el mandato británico.... ¡en la India! ¿Holodomor, Holocausto y ahora India? Como diría el paisano, ¿qué tendrá que ver la panceta con la velocidad, aunque el chancho sea de carrera? Pero sigamos.

Voy a la Wikipedia porque, como todo el mundo sabe, lo que no está en la Wikipedia, no existe. De modo que aterrizo en Wikimedia Commons que alberga una pila de fotografías.

Pues bien, una página [4] me dice lo mismo que Aletho News: es una imagen de la India. Bueno, por lo menos dos páginas que dicen lo mismo. Pero calma radicales, no se entusiasmen. Porque otra página de la misma Wikimedia Commons [5] pero en ruso, nos dice que es una imagen del Holodomor, pero ¡en Kazajistán! Aunque después, la Wikimedia parece arrepentirse y en otra de sus páginas [6] nos reitera que se trata de una foto de Madras, India.  A continuación doña Wikimedia Commons no puede con su genio y para contribuir generosamente a nuestra confusión general incluye todavía otra página más [7] según la cual – y ésta es magnífica – ahora resulta que es una foto de una hambruna ...  ¡en Vietnam! durante 1945.

Hasta ahora va ganando la India con 3 a favor, pero sigamos.

El sitio No War in Europe [8] afirma que es una imagen de Lugansk en el contexto del conflicto ruso-ucraniano de 2017.

Según un post en Twitter sobre crímenes británicos, [9] es una imagen de la hambruna en Bengala 1943 - 1944

Según Tahna de Veyra en la página Urban Ponder [10], se trata de víctimas del Holodomor.

Según una página de Social Injustice, [11] se trata de una imagen del Holocausto.

A esta altura del partido ya estaba completamente exhausto y más perdido que Baradel en una biblioteca. El dedo índice de mi mano derecha ya estaba acalambrado de tantos clicks y mis ojos lagrimeaban y no solamente por sentir una verdadera lástima por esa pobre gente. Holodomor, Holocausto, Kazajistán, India, Vietnam, Lugansk, Bengala.... ya empecé a pensar que, si seguía buscando, en algún momento me encontraría con un sitio que ubicaba la foto en Ruritania, Narnia, Asgard o la Atlántida.  

Ahí fue cuando mi Ángel de la Guarda vino en mi auxilio y, ya ni me acuerdo como, fui a parar al sitio de Monovisions que reproducía 10 famosas fotografías en blanco y negro. [12] Allí, me encuentro con la famosa foto del marinero que besa a la enfermera en Times Square el 14 de Agosto de 1945 luego de la rendición de Japón y el fin de la Segunda Guerra Mundial para Estados Unidos.

Abajo de esa foto me aparece la archiconocida imagen de Einstein sacando la lengua. Le hago pito catalán y sigo deslizándome para abajo cuando de pronto .... ¡Eureka! Ahí está mi foto esquiva con el nombre del fotógrafo y todo.

Pues, señoras y señores, me place anunciarles que se trata de una foto tomada por el señor Willoughby Wallace Hooper y muestra víctimas de la hambruna en la provincia de Madras, India.
Hooper fue un fotógrafo militar inglés que se hizo conocido por sus fotografías de Burma y de la India durante la época colonial británica. Colaboró con abundante material para los ocho tomos de la obra The People of India (publicada entre 1868 y 1875).

El premio es, pues, para las tres páginas que adjudicaban la foto a la India. Todas las demás son referencias falsas de sujetos que tomaron la foto y la enchufaron para "mostrar" lo que les interesaba contar.

¿La imagen no miente?

Bueno... en este caso, en la época de los negativos en celuloide y las imágenes reveladas en papel, manipular una imagen y dejarla tan perfecta que nadie se diera cuenta requería la habilidad de todo un verdadero artista. Los soviéticos, por ejemplo, fueron verdaderos expertos en eso de "borrar" de las fotografías oficiales a personas defenestradas o purgadas; o de "colocar" otras en las mismas fotografías cuando por algún motivo eso le convenía a la camándula de turno. Pero, desde el momento en que el original de nuestra misteriosa foto en realidad  no estuvo manipulada, podemos decir que la imagen no mintió. En cambio unos cuantos de los que la usaron –  Holodomor, Holocausto, Kazajistán, Vietnam, Lugansk, Bengala – o mintieron a sabiendas, o faltaron a la verdad por ignorancia, o en algunos casos hasta la "photoshopearan" un poquito a posteriori para "resaltar" algunos aspectos.  

En épocas pasadas alguien todavía podía decir "la imagen no miente" y uno podía pensar: "la imagen, quizás no; pero los que la usan, sí".

Ahora que tenemos Photoshop ni en la imagen conviene confiar.

Porque en muchos casos sí; hasta con la imagen se miente.

..... y si no me creen, hagan click en las imágenes de ESTA página.[14]

¡Diviértanse!

-------------------------------------
NOTAS
Todas las páginas indicadas fueron visitadas durante Enero 2018
1)- https://bostongazette.wordpress.com/tag/holodomor/
2)- https://sites.google.com/a/clarkston.k12.mi.us/sebastian-s-portfolio1/blog/victimsoftheholocaust
3)- https://alethonews.wordpress.com/2013/02/24/was-the-british-raj-beneficial-for-india/
4)- https://commons.wikimedia.org/wiki/File:India-famine-family-crop-420.jpg
5)- https://commons.wikimedia.org/wiki/File:%D0%93%D0%BE%D0%BB%D0%BE%D0%B4%D0%BE%D0%BC%D0%BE%D1%80_%D0%B2_%D0%9A%D0%B0%D0%B7%D0%B0%D1%85%D1%81%D1%82%D0%B0%D0%BD%D0%B5.jpg
6)- https://commons.wikimedia.org/wiki/File:1876_1877_1878_1879_Famine_Genocide_in_India_Madras_under_British_colonial_rule_2.jpg
7)- https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Famine_in_Vietnam,_1945_(5).jpg
8)- https://nowarineurope.wordpress.com/2014/08/23/starved-and-thirsty-lugansk-we-need-this-help/
9)- https://twitter.com/crimesofbrits/status/621948505666490368
10)- https://urbanponder.com/how-vulnerable-are-you-to-humans-evil-tendencies/
12)- https://sophiejarvis.weebly.com/home.html
13)- http://monovisions.com/10-iconic-black-and-white-photographs/

14)- https://www.boredpanda.com/truth-behind-photography-tricks/



sábado, 27 de enero de 2018

HOLOCAUSTO

De hecho, la esfera de los estudios
sobre el Holocausto está repleto de tonterías...
Norman Finkelstein

Dios tuvo un hijo en la tierra sin pecado,
pero nunca uno sin sufrimiento.
San Agustín

El único camino para salir del laberinto
del sufrimiento es el perdón.
John Green


Hoy, 27 de Enero de 2018 es el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto.

Resulta realmente notable como nuestra prensa local se ocupa de un acontecimiento ocurrido hace ya más de medio siglo largo en un lugar ubicado a más de 10.000 km de distancia, en una contienda en la cual la República Argentina no tuvo ni arte ni parte. Insisto: es realmente extraordinario constatar como ciertos acontecimientos resultan de pronto transportados al unísono por los medios masivos de difusión a los rincones más alejados del planeta. Como que no menos interesante es constatar cuales son los acontecimientos que los medios NO recuerdan o sólo lo hacen en forma esporádica y tímida, casi como pidiéndonos perdón por hacernos acordar de algo desagradable.


Sea como fuere, este año (también) tenemos un amplio abanico de artículos y editoriales para enterarnos de por qué tenemos que recordar el Holocausto.

Una aclaración: en todos los casos me refiero a la versión digital de los medios mencionados.

Empecemos, pues, por Infobae.  

Para comenzar a ilustrarnos podemos leer el artículo (sin firma): ¿Por qué se celebra el 27 de enero el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto? [1] Luego, Mario Eduardo Cohen nos relata: "Auschwitz, la pesadilla más oscura" [2] y Germán Padinger nos cuenta "La increíble historia del militar polaco que logró infiltrarse en Auschwitz para contarle al mundo lo que allí ocurría" [3]. Claudio Avruj – nuestro  Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación – nos ofrece "Holocausto: un recuerdo permanente y federal" [4] mientras que el juez Daniel Rafecas colabora con "La Shoá: una historia para conmemorar a todas sus víctimas". [5] Finalmente, Alejandro Finocchiaro –  el Ministro de Educación de la Nación– propone "Reflexionar sobre el pasado para construir sociedades más diversas". [6]

La Nación aporta dos artículos. El de Ariel Gelblung – Representante del Centro Simon Wiesenthal para América Latina – Dos memorias sobre el Holocausto, [7] que fue publicado el viernes 26/01/2018, y uno sin firma en donde, al igual que en Infobae, se nos aclara "Por qué hoy se conmemora el Día en Memoria de las Víctimas del Holocausto". [8]

Clarín, por su parte, también aporta dos artículos. El de Agustín Romero: Recordación de la Shoá, política de Estado; [9] y el de Julián Schvindlerman: La recordación del Holocausto, frente a los discursos del odio. [10]


La oveja negra de este año es Perfil. Contrariamente a Enero del año pasado en que hubo al menos 4 artículos sobre el tema, este año parece ser que lo olvidaron. Me hice un paseo por todo el sitio de www.perfil.com y no encontré nada. Incluso hice una búsqueda por "site:" en Google... y nada. Me parece que alguien le va a pegar un regio tirón de orejas al amigo Jorge Fontevecchia.

Después de leerme todos estos artículos me puse a reflexionar un poco (sí; no se burlen; a veces lo hago) y pasaron por mi loca mente algunas preguntas.

El próximo 24 de Abril, ¿también habrá tantos artículos conmemorando el Día del Genocidio Armenio?

El 10 de Noviembre próximo, ¿Alguien se acordará de la masacre de Katyn?

El último sábado de Noviembre, ¿habrá muchos artículos recordando el Holodomor ucraniano?

En Rusia, desde el año 1991 el 30 de Octubre es oficialmente el día de las víctimas de la represión política. ¿El próximo 30 de Octubre habrá varios artículos en la prensa argentina conmemorando los millones que murieron en el Gulag soviético?

El 4 de Noviembre ¿alguien se acordará de la masacre que los soviéticos cometieron en Hungría para sofocar la rebelión de 1956?

En algún momento ¿alguien se acordará de los millones y millones de muertos que produjo "El Gran Salto Adelante" con la mortal hambruna subsiguiente y la "Revolución Cultural" en la China de Mao?

O quizás algún día la prensa internacional recordará masivamente a los millones de camboyanos asesinados por el régimen marxista de Pol Pot.

Quizás.

Perdónenme pero hay cosas que no entiendo.

El marxismo sigue siendo tolerado con respetuosa benevolencia como una especie de "buena idea que, desgraciadamente y por culpa de Stalin, salió mal". ¿Por qué esa tolerancia con una ideología que tiene sobre su conciencia por lo menos diez veces más ciudadanos propios muertos que cualquier otro régimen político del Siglo XX?

Pero sobre todo sigo sin entender algo que he preguntado ya cientos de veces: ¿Por qué matar sistemáticamente a personas por pertenecer a una etnia ha de ser más grave que matarlas igual de sistemáticamente por pertenecer a una clase social?

La Historia Universal registra la brutalidad con lamentable frecuencia. No es  arbitrario sospechar que, por desgracia, forma parte de una condición humana que se manifiesta bajo ciertas oportunidades o condiciones. No es exclusiva de nadie y el sufrimiento que produce tampoco es propiedad única, singular o sagrada de nadie. No hay privilegios en el sufrimiento.

Como dijo alguna vez Platón: "No puedes comparar a dos personas desdichadas y decir que la una es más feliz que la otra".

¡Ah! Y una última cosa antes que me olvide. Las imágenes que ilustran (es una manera de decir) la nota no son de Auschwitz ni de ningún campo de concentración alemán. La primera es la imagen de una serie de calaveras de las víctimas de Pol Pot en Camboya. [11]. La segunda es de la época del Holodomor (1932-1933) y muestra unos niños ucranianos famélicos. [12]

-------------------------------------
NOTAS
(Todas las páginas indicadas fueron consultadas el 27/01/2018)
1)- https://www.infobae.com/historia/2018/01/27/por-que-se-celebra-el-27-de-enero-el-dia-internacional-de-las-victimas-del-holocausto/
2)- https://www.infobae.com/historia/2018/01/27/auschwitz-la-pesadilla-mas-oscura/
3)- https://www.infobae.com/america/mundo/2018/01/27/la-increible-historia-del-militar-polaco-que-logro-infiltrarse-en-auschwitz-para-contarle-al-mundo-lo-que-alli-ocurria/
4)- https://www.infobae.com/opinion/2018/01/27/holocausto-un-recuerdo-permanente-y-federal/
5)- https://www.infobae.com/opinion/2018/01/27/la-shoa-una-historia-para-conmemorar-a-todas-sus-victimas/
6)- https://www.infobae.com/opinion/2018/01/27/reflexionar-sobre-el-pasado-para-construir-sociedades-mas-diversas/
7)- http://www.lanacion.com.ar/2103889-dos-memorias-sobre-el-holocausto
8)- http://www.lanacion.com.ar/1979524-por-que-hoy-se-conmemora-el-dia-en-memoria-de-las-victimas-del-holocausto
9)- https://www.clarin.com/opinion/recordacion-shoa-politica_0_ryi6ZkuSz.html
10)- https://www.clarin.com/opinion/negacion-holocausto_0_SyLgc7BHG.html
11)- http://pasaporteymochila.com/el-genocidio-camboyano-la-peor-masacre-de-la-historia/
12)- http://ukrainianholodomor-idc4u.tumblr.com/





lunes, 22 de enero de 2018

EL OCASO DE LOS "ISMOS"

Debes enfrentar el pasado cara a cara...
No para ver lo que quieres ver
sino para ver lo que debes ver.
Haruki Murakami

La vida solo puede ser entendida hacia atrás;
pero tiene que ser vivida hacia adelante.
Søren Kierkegaard

El pasado es donde aprendiste la lección.
El futuro es donde tendrás que aplicar lo que aprendiste.
Lo que nos define no son los errores que cometemos
sino la forma en que los corregimos.
R.Wolchin

Uno de los mayores errores es arruinar el presente
aferrándose a un pasado que ya no tiene futuro.
Anónimo

La "convergencia" ideológica

Quien quiera comprender la política actual tiene que comenzar resignándose a tirar por la borda prácticamente la totalidad de lo relacionado con los diferentes "ismos" heredados del Siglo XX.

Más allá de sus atractivos emocionales, todos estos "ismos" ideológicos han ido quedando obsoletos desde que Zbigniew Brzezinski y Samuel Huntington desarrollaron, hacia 1962, su "teoría de la convergencia" en virtud de la cual el capitalismo y el comunismo "convergerían" para formar una nueva configuración ideológica.  Dos años más tarde, en 1964, Brzezinski vaticinó que, antes de finalizar el siglo XX, se produciría el colapso en la URSS. Veinticuatro años después, en 1988, confirmó su vaticinio anunciando el “próximo fallecimiento histórico del sistema comunista” y la posibilidad de un golpe de Estado en la URSS. Todo lo cual ocurrió al poco tiempo tal como fue anunciado. [1]

Al que observe con algo de detenimiento a la Rusia y a la China actuales no le puede quedar duda alguna acerca de la "convergencia" anunciada por Brzezinski. Y quien, además, recuerde los documentos y los ensayos publicados por la Trilateral Commission de la cual Brzezinski fue director fundador con el patrocinio de David Rockefeller, tendrá que admitir a fortiori que esta convergencia fue estratégicamente planificada y pulcramente ejecutada a lo largo de poco más de un cuarto de siglo.

Mikhail Gorbachev y David Rockefeller. Recepción de los
representantes de la Comisión Trilateral durante su visita a Rusia.

No deja de ser cierto que esta "convergencia" no resultó tan difícil de conseguir como creyeron y siguen creyendo los pueblos y los intelectuales que todavía hablan de "capitalismo" y de "comunismo". Es que nunca existió tanta diferencia entre ambos como lo quiso presentar un dogmatismo funcional a la Guerra Fría. Quienes durante muchos años insistimos en que ambos "ismos" no eran más que dos caras de una misma moneda acuñada por los alquimistas de la Revolución Francesa, fuimos acusados de conspiranoicos, fabuladores, propagadores de teorías absurdas y eternos fascistas recalcitrantes e irrecuperables.

Quizás es cierto que a veces – llevados por la pasión de la juventud y la abundancia de datos desordenados y hasta contradictorios – algunos exageraron la nota, pero lo cierto es que hasta el día de hoy no existe una explicación clara, concisa y creíble de cómo fue posible el colapso de la URSS; cómo fue que, de pronto, todo el Partido Comunista chino se volcó hacia un "social-capitalismo " y como es que un ex-agente del servicio exterior de la KGB como Putin gobierna hoy una Rusia que en algunos aspectos económicos es capitalista, en ciertos aspectos sociales sigue siendo socialista y en otros aspectos político-culturales ha vuelto a ser nacionalista, cristiano-ortodoxo e imperial.

Ya sería hora de admitirlo: nunca hubo demasiada diferencia entre tirios y troyanos. Hubo, eso sí, varias competencias para ver quién ocupaba más espacio sobre la superficie del planeta, algunas de ellas bastante sangrientas pero así y todo muy redituables para las industrias de lo que Eisenhower denominó como el "Complejo Industrial Militar". [2] Hasta que al fin, las cosas cambiaron, se llegó al límite tolerable y alguien por ahí dijo algo parecido a "¡Basta! ¡Muchachos, tendrán que dejar de pelearse porque esto, así, ya no le conviene a nadie!" Y se desplomó la URSS, la China comunista se convenció de que con una inyección de capitalismo podía crecer a tasas chinas y en América Latina se acabaron los golpes militares tolerados y hasta impulsados por el Departamento de Estado en nombre del "anticomunismo".

El mundo teóricamente bipolar de la Guerra Fría desapareció sin pena ni gloria en cosa de apenas una década. Algunos, optimistas, quisieron creer, o hacernos creer, que el Nuevo Orden actual es multipolar. No lo es. La idea del Nuevo Orden Mundial siempre fue que el producto de la "convergencia" tendría que ser unipolar, subordinado a un Poder Real ubicado por fuera y por encima de las estructuras políticas.

La cuestión fue que lograrlo no resultó ser tan fácil como al principio se creyó.

Por la época en que Brzezinski elaboraba su teoría de la convergencia y David Rockefeller impulsaba la Comisión Trilateral, la idea de la trilateralidad incluía esencialmente a los EE.UU. a Alemania y al Japón. Hoy, en un análisis superficial que es justamente lo que alimenta el mito de la multipolaridad, habría que hablar de una cuadriga formada por los EE.UU. , la Unión Europea, China y Rusia. Refinando tan solo un poco ese análisis obtendríamos otra vez a una tríada; la de los EE.UU., China y Rusia.  Y en esta troika cada uno de los participantes tiene, de hecho, una idea sustancialmente diferente acerca de cómo encarar los desafíos del Siglo XXI.

No es tan fácil lograr y mantener la hegemonía en un mundo globalizado en donde la tecnología impulsada por la codicia salta por sobre las fronteras y donde la comunicación y la información sobrevuela las naciones, empaquetada en una "nube" informática al alcance de, no ya cualquier PC sino incluso de cualquier teléfono celular. Un mundo en el cual el dominio del espacio donde están los satélites que recolectan, manejan y distribuyen esa información – y la entregan incluso a los misiles y a los drones encargados de las operaciones militares – poco a poco se está volviendo tanto o más importante que el establecimiento de las tradicionales bases militares fijas.

Mirar para adelante

Éste es el tipo de cosas que conviene tener presente cuando se habla de la política del Siglo XXI. Tratar de avanzar repitiendo los viejos dogmas ideológicos del Siglo XX – sean éstos cuales fueren – es una tarea condenada al fracaso. Todos los "ismos" del Siglo XX se han vuelto obsoletos porque el mundo para el cual fueron creados ya no existe más y nunca volverá a existir.

Una fábrica que en el Siglo XX funcionaba con 10.000 empleados hoy no solo funciona con 3.000 sino que produce casi el doble de lo que producía antes. El proletario del que hablaba Marx a mediados del Siglo XIX ya no existe más. Tratar de asimilarlo al empleado actual o, incluso, al operario especializado actual, es un intento fallido de torcer la realidad para no tener que tirar la ideología del clasismo dialéctico materialista a la basura.

La expectativa de vida que en 1970 y en la Argentina era del orden de los 66 años, hoy ya asciende a más de 76. Simultáneamente, mientras en nuestro país teníamos cosa de 24 millones de habitantes en 1970, hoy tenemos cerca de 44 millones. Gracias a la medicina y a otros factores concurrentes, tenemos cada vez más ancianos jubilados y proporcionalmente menos jóvenes en una población que crece –  algo lentamente pero crece – y no estamos haciendo prácticamente nada para ofrecerles trabajo a todos los nuevos habitantes que llegan.

Los teóricos monetaristas están siendo cada vez más obligados a revisar sus criterios. De los metales pasamos a los papeles respaldados por metales, de éstos a papeles respaldados por el prestigio del banco o por la capacidad productiva de un pueblo, luego a papeles respaldados por simples asientos contables y a papeles respaldados por otros papeles, para llegar finalmente a la virtualización completa de la moneda. Experimentos como el bitcoin están todavía en pañales pero en algún momento esos pañales pueden llegar a ser tan innecesarios como innecesarias se volvieron las largas colas frente al cajero en los bancos desde que existe algo tan práctico como el home-banking y la posibilidad de realizar pagos por simples transferencias de una cuenta a otra a través de cualquier PC o aparatejo con acceso a Internet.



En materia de educación, la necesidad de una drástica reorientación ya es absolutamente evidente dados los pésimos resultados obtenidos por docentes que todavía se resisten a abandonar la peregrina idea liberal de la infinita educabilidad del ser humano y están más preocupados por adoctrinar sociopolíticamente a los alumnos que a transmitirles el conocimiento que necesitan para desenvolverse con solvencia en el mundo real. Los fracasos estrepitosos de los actuales sistemas pedagógicos – que incluso en los mejores casos producen ignorantes ilustrados o bien especialistas no menos ignorantes de todo lo que está más allá del estrecho marco de su especialidad – obligarán a revisar los conceptos de igualdad, de cultura y de méritos. En algún momento no muy lejano los actuales "trabajadores de la educación" tendrán que reconocer que su misión es transmitir la mayor cantidad, amplitud y calidad posible de conocimiento. Un conocimiento del cual los docentes actuales mismos carecen casi por completo por lo que en el mejor de los casos lo suplantan, o bien por especializaciones puntuales que amputan todo lo que es verdadera cultura y capacidad de elaboración de criterios propios, o bien por ideologismos utópicos basados sobre fantasías obsoletas de inviabilidad demostrada.

Para dominar los problemas que se nos vienen encima – y los arriba apuntados representan solamente una parte de la punta del iceberg – nos servirán de muy poco las ideas liberales del Siglo XVIII que ganaron la batalla cultural del Siglo XIX y que se impusieron a sangre y fuego durante las dos Guerras Mundiales del Siglo XX. Sin embargo, y lamentablemente, tampoco servirán de mucho los "ismos" que combatieron contra esas ideologías derivadas del materialismo hedonista de los "filósofos" inspiradores de la Revolución Francesa. El mundo ha cambiado demasiado durante los últimos 80 o 90 años y cambiará muchísimo más en los próximos 50.

Discutir sobre si ese cambio será bueno o malo no tiene demasiado sentido más allá de lo interesante que pueda resultar como ejercicio intelectual. Y la discusión no tiene mucha utilidad porque lo esencial es que – sea positivo o negativo – el proceso presentará (ya presenta) problemas y dificultades muy diferentes a los que tuvieron que enfrentar los hombres del Siglo XX. Las ideologías que hoy todavía se discuten no sirven, no porque sean malas o ineficaces en sí mismas (aunque algunas lo son), sino porque las cuestiones que pretenden solucionar no son las mismas para las cuales esas ideologías fueron diseñadas.

No tiene ningún sentido insistir con las mismas viejas propuestas cuando los problemas a resolver ya son otros.

Algunos dicen que mirar para atrás es tener ojos en la nuca y que eso no sirve para nada. Hay una buena dosis de verdad en eso pero, en el fondo, no es tan así. Vivir mirando para atrás es la forma más segura de chocar fatalmente contra la realidad que está adelante, pero mirar el camino recorrido sirve para saber cómo hemos llegado hasta aquí.

Y, si el aquí y ahora no nos satisface, sepamos al menos cuales fueron los errores cometidos que nos condujeron a esta situación. Pero no olvidemos nunca que en el allá y en el mañana es donde se necesitan las soluciones.

Porque para ver nuestros errores y los valores que perdimos hay que mirar para atrás;  pero para construir una realidad mejor no hay más remedio que mirar para adelante.

------------------------------------------
NOTAS
1)- Cfr. Zbigniew Brzezinski, El Gran Fracaso: El Nacimiento y la Muerte del Comunismo en el Siglo XX, Lasser Press, México, 1989.
2)- Discurso de Dwight Eisenhower, 17 de Enero 1961. Cf. http://avalon.law.yale.edu/20th_century/eisenhower001.asp y también en https://youtu.be/8y06NSBBRtY